Actualidad
LO ÚLTIMO:
Ocho aeronaves trabajan en un incendio en Sierra de la Culebra (Zamora) leer

Bush acepta una segunda resolución de la ONU si permite desarmar a Irak

El presidente, de forma contundente, advirtió al Consejo de Seguridad de que "no debe dar marcha atrás cuando las demandas son desafiadas y despreciadas por un dictador".

EFE, Washington
7/feb/03 14:10 PM
Edición impresa

El presidente de EE UU, George W. Bush, emplazó ayer al Consejo de Seguridad de la ONU a que se muestre firme frente a Irak, y dejó claro que sólo apoyará una nueva resolución si ratifica las actuales exigencias de desarme.

"EE UU apoyaría una segunda resolución que deje claro que el Consejo de Seguridad respalda las demandas previas", afirmó Bush en la Casa Blanca, tras una reunión con Colin Powell.

Sin embargo, Bush dejó claro que "las resoluciones significan poco sin determinación" e instó al Consejo de Seguridad a mostrar más empuje frente a Sadam.

Powell y Bush analizaron la situación diplomática en torno a Irak tras la reunión del Consejo de Seguridad de este miércoles, así como los próximos pasos a dar para tratar de lograr más apoyo internacional a la política de Washington.

El presidente, con una intervención especialmente contundente, advirtió al Consejo de Seguridad de que "no debe dar marcha atrás cuando las demandas (de desarme) son desafiadas y despreciadas por un dictador".

Además, Bush acusó al presidente iraquí de haber autorizado a los comandantes de sus unidades militares de usar armas químicas, "las mismas que afirma ante el mundo que no tiene".

Bush repitió, en un tono solemne, buena parte de los argumentos que Powell presentó el miércoles sobre los esfuerzos de Irak de esconder armas químicas y biológicas, desarrollar misiles no autorizados por la ONU, de tener vínculos con la red terrorista Al Qaeda y de obstaculizar la labor de los inspectores internacionales. "Sadam ha tomado su decisión. Ahora los países del Consejo de Seguridad deben tomar las suyas", recalcó.

La declaración del presidente estadounidense, en la que no contestó a preguntas, pareció destinada a mostrar que mantiene su política a pesar de la oposición de muchos países del Consejo de Seguridad a su política sobre Irak. Bush previno a los países de la ONU acerca de que Sadam puede "emprender otra ronda de concesiones vacías. No hay duda de que intentará un juego de engaños de última hora".