Canarias

El Comité propone un freno temporal a la libre circulación

El Comité de Expertos sobre Población recomendó ayer al Gobierno de Canarias que negocie una fórmula con la Unión Europea para contener temporalmente la libre circulación de personas en el Archipiélago.

EFE, Las Palmas
7/feb/03 16:32 PM
Edición impresa

El Comité de Expertos sobre Población e Inmigración recomendó ayer al Gobierno que negocie una fórmula que permita contener temporalmente en Canarias la libre circulación de personas para reducir la alta presión demográfica que soportan las Islas.

Ésta es una de las doce conclusiones a las que ha llegado el Comité en la primera fase de sus trabajos, la de diagnóstico, que fueron entregadas ayer al presidente del Gobierno canario, Román Rodríguez.

Así lo anunció el presidente del Comité, Manuel Lobo, quien recordó que Alemania ha solicitado medidas similares, en previsión del flujo de personas que puede producirse desde otros países con la ampliación de la UE.

Lobo matizó que esta propuesta hace referencia a la fijación de "periodos de contingencia" en la aplicación del principio de la libre circulación de personas al que están sometidos todos los estados miembros de la Unión Europea.

Lobo recordó además que el artículo 17 del tratado de la UE "no pone obstáculos para establecer cláusulas o medidas de salvaguarda" en esta materia, por lo que consideró que si éstas son admisibles con carácter general para cualquier tipo de región, "con mayor fundamento lo son para las ultraperiféricas", en virtud del artículo 299.2 que les confiere un estatus especial.

Derecho particular

En este sentido, señaló que este artículo "autoriza la aplicación de un derecho particular a las regiones ultraperiféricas, dirigido a dar respuestas a los condicionantes de éstas durante un período no indefinido de vigencia en el tiempo".

"Su mayor o menor temporalidad dependerá, en buena lógica, de la perdurabilidad de la justificación y necesidad objetiva que cause la adopción de medidas específicas", apostilló.

Lobo argumentó esta necesidad en la presión demográfica que se espera para los próximos años, motivada en gran medida por la reforma del Código Civil que permite la nacionalización española de los hijos y nietos de emigrantes, junto al carácter insular y ultraperiférico del territorio canario, así como los costes sociales y ambientales que se vislumbran para el entorno de las Islas.