Tenerife Sur

San Miguel de Abona decide asumir las competencias urbanísticas de Amarilla Golf

El Pleno aprobó tal medida una vez que decidiera delegárselas al Cabildo tinerfeño hace siete años. El motivo de llevar a cabo la iniciativa es porque el gobierno local ha alcanzado acuerdos con promotores y comunidades de vecinos para continuar con los proyectos, según el alcalde.

EL DÍA, San Miguel de Abona
7/feb/03 19:28 PM
Edición impresa

El Pleno del Ayuntamiento de San Miguel de Abona celebró a las cinco de la tarde de ayer sesión en la que se aprobó, entre otros asuntos, asumir el planeamiento urbanístico de Amarilla Golf, ya que desde 1996 la corporación local delegó las competencias al Cabildo de Tenerife por no disponer de los recursos necesarios para su desarrollo.

El alcalde, Arturo González, argumentó que el equipo de gobierno está en disposición de retomar las actuaciones que quedan pendientes al haber alcanzado acuerdos con los promotores y las comunidades de vecinos de este emplazamiento turístico de la localidad.

El nacionalista destacó, asimismo, que en el período de tiempo que el Cabildo tinerfeño ha asumido la responsabilidad "se han podido aclarar muchos asuntos y posibilitar el crecimiento de dicho enclave".

De esta manera, el máximo mandatario expresó que "estamos agradecidos por el trabajo que ha desarrollado, pero entendemos que, a raíz de la consonancia existente en la actualidad con los residentes del lugar, se proseguirá con los proyectos que todavía quedan por ejecutarse".

Por su parte, los concejales del Partido Socialista Canario (PSC-PSOE) consideran que el Ayuntamiento sanmiguelero "no está capacitado para asumir las competencias urbanísticas de Amarilla Golf", por lo que consideran que las mismas deberían continuar en la institución insular.

De esta manera, los componentes del principal grupo de la oposición entienden que "no tenemos los recursos suficientes" para que el desarrollo de este enclave turístico del municipio sureño "disponga de las mejores condiciones".

Calidad del agua

Por otro lado, los trabajos realizados en la red de distribución de agua potable en la zona baja de la localidad se han visto complementados con la mejora en su calidad, puesto que con la nueva infraestructura se permite el transporte desde el pozo situado en Ifaya. El presupuesto para realizar la oportuna canalización superó los 108.000 euros.

En la actualidad, el caudal alcanza las 90 pipas por hora, "con lo que se posibilita garantizar el abastecimiento".

Asimismo, desde la corporación local se procedió a la limpieza del denominado tomadero del embalse Los Jiménez, "puesto que el objetivo que pretendemos es aprovechar las aguas pluviales y que las mismas sean aptas para el consumo".