Cultura y Espectáculos

Canarias posee ya documentación sobre la vida de los colonos isleños en Texas

Los archivos provinciales pondrán a disposición de los investigadores la copia microfilmada de más de 250.000 manuscritos y 4.000 documentos impresos procedentes del archivo de Béxar, que relatan la colonización de San Antonio de Texas por parte de diez familias isleñas.

EL DÍA/EFE, S/C de Tenerife
11/feb/03 20:08 PM
Edición impresa

Este amplio legado documental, "El tiempo de la colonia", ya podrá ser consultado en los archivos históricos provinciales de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas, según explicaron ayer el viceconsejero de Acción Exterior y Relaciones Institucionales del Gobierno de Canarias, Francisco Aznar, y la directora general de Cultura, Rosa Delia Suárez, quienes firmaron el acto de recepción de la copia microfilmada de los citados documentos, cuyos originales están depositados en la Universidad de Austin desde 1889.

Este material manuscrito e impreso constituye la fuente más completa y detallada para el estudio de la vida civil, política y militar de la entonces provincia española, denominada la Nueva Filipinas, y se corresponden a la presencia de canarios en dicha zona entre 1717 y 1836.

También se refiere a la administración de la provincia y el establecimiento de poblados, presidios y misiones, además de reflejar la vida social y administrativa, las luchas y relaciones con las tribus indias, las fortificaciones que construyeron, la amenaza de los franceses y la actividad económica de la provincia, entre otros apartados.

Los fondos microfilmados toman su nombre del municipio de San Fernando de Béxar, fundado por los primeros colonos canarios, un grupo de diez familias procedentes de Tenerife, Gran Canaria, La Palma y Lanzarote, a los que se sumaron dos gomeros. Este contingente partió de Tenerife en marzo de 1730, a bordo del navío Nuestra Señora de la Trinidad y del Rosario, y llegó a su destino un año después.

En un año de viaje, las familias canarias llegaron a La Habana y desde allí partieron a Veracruz y recorrieron, a lo largo de otros doce meses, con una caravana de bueyes y mulas, el camino hacia las tierras que posteriormente formarían Texas, cien años antes de que llegasen los colonizadores británicos.

Estas familias se repartieron las tierras e introdujeron en ellas las técnicas canarias de regadío, además de trazar las calles de una pequeña población entre los ríos de San Antonio y San Pedro, que serían la futura villa de San Fernando de Béxar, localizada frente a la misión franciscana de San Antonio de Valero, que pasó a la historia como el fuerte de "El Alamo".

La documentación "rescatada" para los archivos canarios también relata cómo los isleños crearon un Cabildo, hasta la declaración de la república de Texas, en 1836, en la que se estableció el Condado de Béxar y la ciudad recibió su actual nombre de San Antonio de Texas. En 1749 fundaron la primera catedral de Estados Unidos, la de San Fernando, bajo la advocación de la Virgen de Candelaria, y en 1812 sus descendientes crearon una escuela permanente en Texas.

Los varones casados que viajaron a este territorio entre las primeras familias canarias integraron el Cabildo de San Fernando de Béxar y eligieron como primer alcalde a Juan Leal, natural de Lanzarote.

Francisco Aznar consideró asimismo que América "tiene una deuda extraordinaria" con los canarios, ya que los isleños también formaron parte de los 600 hombres que integraron el batallón de la Louisiana y abogó por recuperar la memoria de estos colonizadores, porque "un pueblo que no conoce su historia no tiene futuro".

El viceconsejero recordó que los canarios emigraron a América debido al llamado "tributo de sangre", por el que cinco familias de cinco miembros cada una debían partir de las islas por cada tonelada de mercancía recibida en los puertos isleños.