Dinero y Trabajo

Rodrigo Rato dice que las cláusulas de revisión salarial "no podrán mantenerse"


AGENCIAS, Madrid
11/feb/03 15:49 PM
Edición impresa

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía subrayó ayer que las revisiones automáticas de los costes laborales en función de la inflación nacional "no van a poder mantenerse en el tiempo", aunque se apresuró a agregar que ésta será una negociación "compleja" que requerirá "habilidad y visión de futuro".

Rato, quien pronunció una conferencia en el Foro ABC, admitió que este debate sobre los salarios seguirá abierto todavía mucho tiempo, pero reiteró que, para que haya margen para la creación de empleo, la evolución de los sueldos debe estar ligada, "sin duda", a la productividad.

Reconoció que el aumento de los precios se ha convertido en los últimos dos años en "el elemento más insatisfactorio" de nuestra economía, al mantenerse por encima del tres por ciento en términos interanuales (el cuatro por ciento al final de 2002) con un diferencial con la media de la UE superior a un punto (el 1,8% en diciembre).

Reseñó que en términos históricos "una inflación como ésta no puede considerarse dramática", pero añadió que en el actual contexto de unión monetaria hay que evitar un diferencial superior a un punto mantenido en el tiempo para no erosionar la competitividad de nuestras exportaciones. Respecto al futuro, el titular de Economía aseguró que la economía española tuvo "su momento más bajo" en el tercer trimestre del año pasado pero ya ha iniciado su recuperación, que en ningún caso está "amenazada" por cuestiones internas.

Rodrigo Rato aludió a la reforma del sistema de protección por desempleo, iniciada por el Gobierno a comienzos del 2002 y aprobada definitivamente, "sin cambios sustanciales", en enero pasado, y afirmó que ha sido "la más difícil" de los últimos ocho años. A juicio del vicepresidente, el Ejecutivo "acertó en poner el acento" en que el derecho a la prestación ha de ir acompañado por el compromiso individual de disponibilidad a aceptar un empleo, paso del que no abdicó y que "pese a las dificultades" acabó siendo aceptado por todos los que lo tenían que aceptar.

Reactivar el consumo

Expresó su confianza en el estímulo que, para el consumo de las familias, representarán los 7.000 millones de euros que engrosarán los presupuestos domésticos en los primeros meses de este año. Rato sumó, para alcanzar estos millones, la rebaja de las retenciones fiscales por el IRPF, pero también la actualización de las pensiones y los aumentos derivados de la aplicación de las cláusulas de garantía, pese a insistir en que es contrario a las revisiones salariales automáticas en función de la inflación.

La economía española se encuentra en mejor posición para relanzar su crecimiento en el momento en que la recuperación se produzca, en opinión del ministro del área.