Carnaval

El cartel anunciador del próximo año es un desnudo de la reina del Carnaval 1998

El retrato, en blanco y negro, muestra a la joven de lado en movimiento, haciendo una flexión, en forma de abanico. Sólo aparecen en rojo sus labios y unas cintas que tiene en sus manos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
15/feb/03 23:42 PM
Edición impresa

El torso desnudo, maquillado y en movimiento de la reina del Carnaval 1998, Natalia Castilla Bermúdez, es la imagen que ilustra el cartel anunciador de la próxima edición de la fiesta, que será presentado el sábado de Piñata, día 8 de marzo, en la plaza de España, según ha podido saber EL DÍA. Esta obra, por la que recibirá 6.000 euros su autor, el fotógrafo Poldo Cebrián, está realizada en blanco y negro, a excepción de unas cintas de acetato y los labios de la modelo, que aparecen en rojo.

El cuerpo de la joven, que tiene en la actualidad 21 años de edad, fue maquillado por Tony Cañadas, uno de los más reputados especialistas de este arte y al que acuden la mayoría de los diseñadores de reina, quien colocó tres lágrimas que se distribuyen de la siguiente manera: una en la cara, otra en un pecho y una tercera en el pubis.

El rostro de la joven queda casi en el anonimato, pues la foto está tomada desde una perspectiva lateral y, por si fuera poco, Poldo Cebrián hace las delicias del espectador que se deleitará en la obra, ya que el retrato final es el resultado que se obtiene al dejar el fotómetro abierto de la cámara y capturar el movimiento de la joven, que parece simular una flexión, desde el suelo al cielo, formando un abanico, mientras sostiene en sus manos unas cintas de colores. Esta fotografía fue realizada hace ya casi un año y está en poder del organismo autónomo desde hace dos meses.

Ajeno a que EL DÍA conocía estos detalles de la obra, el autor del cartel, Poldo Cebrián, ofreció una entrevista a este periódico en la que definió su obra como "un cartel donde priman la sutileza, el movimiento, la dualidad - de lo masculino y lo femenino - y la sensualidad".

"Ahora paso por una etapa muy bonita. El 21 de marzo voy a hacer una exposición antológica de mis treinta años exponiendo y coincide con el encargo que haré del cartel del Carnaval 2004", manifestó.

"No soy un personaje nuevo en el Carnaval. De hecho, cuando estaba de concejal el actual alcalde de Santa Cruz yo colaboraba con la corporación haciendo las revistas de la fiesta". "La invitación para que haga el cartel anunciador del próximo año surge porque Miguel Zerolo vio algunos de los trabajos que estaba preparando para la exposición del próximo marzo y, entonces, me hizo la propuesta, que para mí es un reto", explica el fotógrafo.

El artista dice que "el cartel nace de un pensamiento, donde yo presento tres propuesta de igual contenido pero con diferentes toques". "Creo que es muy positivo que el reclamo se vaya a presentar por primera vez al finalizar el Carnaval 2003, lo que va a permitir que sea altamente aprovechado porque vamos a tener la imagen de nuestra fiesta para su promoción en las Islas, la Península y el extranjero, lo que considero una idea muy interesante".

Poldo Cebrián se define como un "carnavalero de corazón. Hoy puedo decir que me siento un poco más chicharrero, pues se me permite participar con un granito de arena en nuestra máxima fiesta, lo que es un honor. Siempre he sido un carnavalero de corazón y profesión".

El artista nació en Santa Cruz de La Palma en 1948. Cuando su padre era funcionario de abastos y tenía el futuro asegurado, comienza a hacer sus primeras fotografías y abandona ese cargo para dedicarse por completo al mundo de la imagen. "Desde entonces mi destino estaba trazado; por eso siempre digo que soy la continuidad de Cebrián. Nací con la visión de cuarto oscuro, del revelado, de la fotografía... he tenido mucha suerte", reconoce.

Respecto a la aplicación de la informática al mundo de la fotografía, Poldo Cebrián asegura que "desde hace tiempo lo venía venir. Es el progreso. ¡Qué duda cabe que estamos abocados al futuro y al comercio, con lo que todas las pautas que van marcando nosotros las vamos siguiendo!".

A la vez, se pregunta, "¿qué está pasando con la era digital?: Que de repente se nos presenta como la ampliadora soñada donde, antes, cuando te tenías que meter en el cuarto oscuro y desarrollar una serie de ideas con muchísimo esfuerzo, ahora lo puedes hacer mucho más simple. Por lo tanto, sí a la fotografía tradicional y sí a la digital".