Carnaval

Los niños hacen historia


EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
16/feb/03 23:46 PM
Edición impresa

Las murgas infantiles Desisquietos, Los Rebeldes, Carricitos, El Cabito, Melositos, Chinchositos, Quinquiñecos y Guachipanduzi protagonizaron anoche, en la plaza de España, la primera gran final que se celebra en el certamen de la crítica de los pequeños desde que comenzara esta modalidad en 1972. Hubo un ambiente tenso que quedó de manifiesto cuando algunas aficiones increparon al jurado y en plena actuación de El Cabito se registró una pelea en la plaza que desvió la atención del público mientras seguía cantando la murga.

El rechazo a la guerra contra Irak, así como el nuevo modelo de concurso y el concejal de Fiestas fueron objeto de la mayoría de las críticas, mientras que en el apartado de humor coincidieron en historias infantiles, recordando los primeros años de los niños.

Como si de la gran final adulta se tratara, Desinquietos, Rebeldes, El Cabito y Quinquiñecos usaron fuegos artificiales. Desinquietos, antes de que terminara su tiempo de actuación, interpretó un canto a la libertad: "No a la guerra, vivamos en paz". Por su parte, Carricitos el tema que estrenó en la final lo dedicó también a la guerra, comenzando con la lectura de un manifiesto.

La final infantil comenzó ólo un tercio del aforo posible, si bien a medida que entraban en concurso los diferentes grupos se llegaron a reunir más de 3.000 personas de las 6.500 previstas.

Como se acordara en las bases del nuevo concurso las finalistas repitieron un tema de la eliminatoria y estrenaron otro. A la vista de o escuchado en la plaza de España anoche, se desprende que la mayoría de las murgas infantiles interpretaron en las tres fases las mejores canciones, a fion de alcanzar el ansiado pase a la final.

La primera en subir fue Desinquietos, que repitieron "De mascota en mascota y tiro por que me toca" y estrenaron "De tal palo, tal paliza", combinando humor y crítica en su actuación.

Después, una sensacional Rebeldes, que abrió su turno con el inédito "Murgueros, sí; guerrilleros, no", en el que criticaron que entre las murgas hay una guerra por culpa de los mayores. "Una murga es para vacilar, y reír y cantar", decía. Repitieron "Recuerdo de un niño pequeño".

Carricitos subió en tercer lugar y también estrenó la novedosa "Qué pena me da el mundo", una apuesta por la paz, y repitieron "Engañados como chinos", que avaló su pase a la final.

El Cabito demostró que su buen nivel de voces y letras no fueron una alucinación en la eliminatoria. Abrieron con el estreno de "Si tú pasas, yo también", un recorrido el estado urbano de Santa Cruz.

En quinto lugar, Melositos, que recantaron "Incultura canaria" y estrenaron "Las aventuras y desventuras del menor de la casa".

Luego subió al escenario Chinchositos, que repitió "Una carta a Acha" y presentó "Niños preocupados".

Cerrando el concurso intervinieron Quinquiñecos y Guachipanduzi, que volvieron a demostrar ambas formaciones críticas su calidad musical y las letras trabajadas.

Al cierre de esta edición aún faltaba por conocer el veredicto del jurado, que mañana revelará EL DÍA.