Canarias

El Gobierno encarga por fin el estudio de viabilidad del proyecto de Tindaya

El viceconsejero de Turismo regional, Rafael Medina, suscribirá hoy en Fuerteventura un contrato con la empresa Estudios Guadiana, afín a la familia del escultor Eduardo Chillida, para relanzar un proyecto que permanece prácticamente paralizado desde finales de la pasada legislatura.

EFE, Las Palmas
19/feb/03 16:32 PM
Edición impresa

El Gobierno de Canarias suscribirá hoy con Estudios Guadiana el contrato por el cual la compañía se encargará finalmente de verificar si es viable desarrollar el proyecto monumental ideado por Eduardo Chillida para la montaña de Tindaya, en Fuerteventura.

La propia isla que inspiró al desaparecido escultor vasco la idea de vaciar una montaña para crear en su interior un enorme cubo que simbolizara la pequeñez del hombre frente al mundo será el escenario de la firma de ese contrato, en un acto al que asistirán el presidente del Gobierno canario, Román Rodríguez, y el hijo del artista fallecido, Luis Chillida, según anunció ayer el Ejecutivo Autónomo.

El presidente de la empresa de promoción turística Saturno y viceconsejero de Turismo regional, Rafael Medina, será el encargado de suscribir el documento en nombre de la Comunidad Autónoma, mientras que por parte de Estudios Guadiana hará lo propio el representante de la empresa Lorenzo Fernández Ordóñez.

En el Cabildo

La firma del contrato, que se llevará a cabo en la sede del Cabildo de Fuerteventura, en Puerto del Rosario, contará además con la presencia del yerno de Eduardo Chillida, Gonzalo Calderón, según destaca un comunicado difundido por el Ejecutivo.

Con la contratación de este estudio, el Gobierno canario retoma los trámites destinados a hacer realidad el proyecto del artista recientemente desaparecido, que quedaron paralizados desde el final de la pasada legislatura tras haber sido encargados a una Unión Temporal de Empresas a la que el Ejecutivo regional pagó una cuenta multimillonaria sin que acometiera tarea alguna.

La actuación de la UTE llevó al Ejecutivo Autónomo a denunciar por presunta estafa a las empresas que la integraban, al tiempo que los trámites iniciados quedaron paralizados y pendientes de negociaciones con los familiares de Eduardo Chillida y Estudios Guadiana, una empresa afín al escultor, cuyo definitivo término no había sido comunicado oficialmente hasta ayer.