Tenerife

El temporal del 31 de marzo marcó un registro histórico para la Isla

El Calendario Meteorológico 2003 destaca el fenómeno de aquella fatídica fecha, donde se superaron los 232 litros por metro cuadrado en 24 horas, un parámetro que se inscribe en los anales junto a los 360 litros recogidos en Izaña en 1950 o los 260 que cayeron en Los Rodeos en el año 1977.

SERGIO LOJENDIO, S/C de Tenerife
19/feb/03 12:13 PM
Edición impresa

El Calendario Meteorológico 2003, editado por el Ministerio de Medio Ambiente, realiza un repaso a los fenómenos climatológicos registrados desde septiembre de 2001 hasta agosto de 2002 en el área peninsular y los archipiélagos.

Tenerife merece en esta edición una mención aparte, la que se corresponde con las precipitaciones registradas en el área de Santa Cruz de Tenerife-La Laguna en aquel fatídico 31 de marzo de 2002.

Los datos obtenidos por el Instituto Nacional de Meteorología (INM) establecen que durante ese mes se totalizó un volumen de pre cipitaciones fijado en 254 litros por metro cuadrado, una cantidad superior al total medio anual y que representa una efeméride para este periodo.

Aunque no son infrecuentes los registros superiores a 150 litros por metro cuadrado en un mes, su mayor intensidad se había presentado en diciembre, con una frecuencia de una vez cada 15 años, así como en los meses de noviembre y enero, un episodio cada 30 años, pero en marzo es la primera vez que se sobrepasa ese límite, estableciendo una efeméride no sólo para este periodo, sino extensible a todo el año.

El fenómeno de mayor entidad, y que afectó al área Santa Cruz-La Laguna, fue el registro de precipitaciones en 24 horas ocurrido el 31 de marzo, que superó los 232 litros por metro cuadrado (el 91 por ciento del volumen total caído en el mes), cuando el máximo contabilizado para este mismo periodo de tiempo era de 116,5 litros por metro cuadrado, localizado el 7 de febrero de 1973, mientras el máximo de marzo no había pasado de 35,4 litros por metro cuadrado en 24 horas o no llegaba a los 50 litros sobre los últimos sesenta años.

Aunque ha habido registros máximos relativamente altos, en el histórico aparecen destacados los 360 litros por metro cuadrado recogidos en Izaña en 1950 o los 260 litros que cayeron en el aeropuerto de Los Rodeos en 1977.

Por estaciones, el otoño conoció unos niveles de insolación inferiores a la media habitual, mientras el invierno se destacó por un carácter muy cálido, con valores extremados en las Islas occidentales, igual que la primavera.