Carnaval

Decepción en el ecuador

Diablos Locos sobresalió entre las siete participantes. Agradó el segundo tema de Ni Pico - Ni Corto. Notable mejoría de las femeninas, entre las que destacó Marchilongas.

HUMBERTO GONAR, S/C de Tfe.
20/feb/03 0:00 AM
Edición impresa

Seis murgas, entre masculinas y femeninas, se repartieron la suerte a partes iguales en la segunda eliminatoria, en la que, con la salvedad del ganador de la pasada edición, Diablos Locos, no hubo una actuación estrella en la velada. Por segundo día consecutivo se puso de manifiesto la notable mejoría que han experimentado esta edición las murgas femeninas - quizás gracias a que el pasado año se quedaron fuera de la gran final - y que han revolucionado positivamente sus voces y la calidad de las letras.

De resto, sólo cabe menciones a canciones concretas o toques de genialidad que se han repartido en estrofas aisladas. Entre las femeninas más completas, Marchilongas, con un exquisito toque murguero en la última estrofa de su pasodoble; "El circo electoral" de Ni Muchas-Ni pocas, un planteamiento electoral que convirte a algunos políticos en personajes del mayor espectáculo del mundo que se celebra bajo una carpa que sostiene una torre de Unelco. En general, la segunda fase se caracterizó como una eliminatoria sosa. Si Singuangos y Chinchosos partían anoche como claros favoritos para estar en la final, de la segunda fase el nombre más claro era el de Diablos Locos.
Entre las masculinas del martes, además de Diablos Locos - que levantó a la plaza nada más los presentadores nombrarlos - , Ni Pico - Ni Corto destacó en su despedida, con el divertido tema de la peluquería.
Paradógicamente, los momentos más brillante de la velada coincidieron con los pasacalles y despedidas de las murgas, que lograron poner a la plaza de España y dejar en el olvido el aburrimiento de algunas actuaciones en las que llegaron a perder el hilo conductor, caso del espermat