Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Inglaterra devuelve a España la moneda:
0
3
al descanso leer

España incrementó su presión fiscal un 1,1% entre 2000 y 2002, según la OCDE


EFE, París/Madrid
21/feb/03 15:50 PM
Edición impresa

La mayoría de los países de la OCDE, concretamente 19, redujeron su presión fiscal entre 2000 y 2002, en particular para las familias con hijos, mientras que aumentó en los 11 restantes, grupo en el que se encuentra España, con un alza del 1,1%.

Tomando como base un obrero con ingresos medios casado y con dos hijos, la presión fiscal se redujo especialmente en Holanda, hasta un 7,8%, Irlanda (-6,2%), Estados Unidos (-3,9%), Hungría (-3,8%), Portugal (-3,5%) o Reino Unido (-3,3%).

Para las personas que viven solas y disponen de un ingreso equivalente al de un obrero medio, la carga fiscal en la OCDE se situaba en 2002 en una horquilla que iba de un mínimo del 3,6% en México a un máximo del 43,1% en Dinamarca.

La organización destacó que los impuestos pagados por las parejas casadas con hijos y las personas solas con los mismos ingresos varían mucho de un país a otro, y en el caso de Alemania, Hungría, Islandia y Luxemburgo la diferencia de la presión fiscal supera los 20 puntos porcentuales. En el otro extremo, la diferencia entre ambos grupos era inferior a 10 puntos porcentuales en otros países, entre ellos España, con 8,8.

Alza de salarios y empleo

En el caso español, Hacienda atribuyó el aumento de la presión fiscal sobre el trabajador que se registró en España en los años 2001 y 2002 al incremento de los salarios y del empleo que se produjo en ese período.

Fuentes de Hacienda dijeron esta tarde que la OCDE considera que el salario medio bruto se incrementó en esos dos años el 3,2%, mientras que la inflación lo hizo en el 2,8%, de lo que resulta un aumento del salario real de 0,4 puntos, a lo que hay que sumar la mejora del empleo.

Señalaron que, pese a haberse producido ese aumento, la imposición sobre el trabajador (IRPF más cotizaciones sociales) en España es de las más bajas de los países desarrollados.