Internacional

La resistencia turca fuerza a EE UU a retrasar sus planes bélicos para mitad de marzo

Esta indecisión mantiene a la espera a 20.000 soldados norteamericanos. El Parlamento de Ankara desafió el ultimátum y pospuso la votación para la utilización de las bases.

COLPISA, Nueva York
21/feb/03 0:05 AM
Edición impresa

El Parlamento turco desafió ayer el ultimátum de EE UU y pospuso la votación para autorizar el uso de las bases en caso de guerra con Irak, lo que ha forzado a Washington a buscar alternativas que retrasan sus planes bélicos.

Para cuando el secretario de Estado Colin Powell insistía ante las cámaras que quería una respuesta "para hoy" (por ayer), los legisladores turcos estaban ya de camino a casa, cosas del cambio horario. Turquía no quiere que se repita el engaño de la anterior Guerra del Golfo, cuando EE UU prometió compensaciones económicas que nunca abonó. Como consecuencia de aquella guerra y del bloqueo a Irak, uno de sus principales socios comerciales, la economía turca no ha levantado cabeza en la última década.

En esta ocasión el Gobierno de Ankara pide por escrito una indemnización de 30.000 millones de dólares, además del compromiso político de que no se permitirá que se erija un Kurdistán independiente. Washington sólo ha ofrecido 6.000 millones de dólares en subvenciones y otros 20.000 en créditos garantizados. Y aunque algunos crean que Washington puede llegar más lejos, el Gobierno de George W. Bush asegura que ése es el tope.

Alternativas

"Esto no es un bluff", advirtió ayer el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer. "EE UU se está preparando para una guerra en caso de que se tome esa decisión. Tenemos que lidiar con realidades, y eso es lo que vamos a hacer. Si no se nos permite usar las bases tendremos que llevar a cabo otras opciones".

Al Pentágono no le faltan ideas, pero todas conllevan una logística que retrasa la guerra hasta mitad de marzo, según anunciaba ayer el diario "Washington Times". La indecisión turca tiene aún esperando destino a 20.000 soldados de la Cuarta División de Infantería con base en Fort Hood. Los tanques "Abrams" y los vehículos blindados "Bradley" se encuentran ya en medio del Atlántico, sin que los generales sepan aún si invadirán el norte de Irak por Turquía o desde el aire.

El retraso favorece la ofensiva diplomática en la ONU, pero pone en peligro la agilidad de la operación de guerra. Los estrategas militares esperan poder liquidar la batalla en dos semanas, pero de alargarse se encontrarían con el calor de abril en el desierto.

Es por ello que las negociaciones diplomáticas tampoco pueden retrasarse demasiado. El Gobierno de Bush ha pospuesto hasta la semana que viene la presentación del borrador de una nueva resolución que declarará a Irak en ruptura material de sus obligaciones.

Para que salga aprobado, EE UU necesita nueve votos, lo que le obliga a ganarse la voluntad de los países latinoamericanos y africanos del Consejo - Camerún, Guinea, Angola, Chile y México - .