Venezuela

La policía política detiene en Caracas al presidente de la patronal Fedecámaras

El Gobierno lo acusa de traición a la patria, rebelión civil, instigación a delinquir y devastación, entre otros delitos.

21/feb/03 0:07 AM
Edición impresa

Carlos Fernández, presidente de la patronal venezolana y una de las cabezas más relevantes de la oposición, fue detenido en la medianoche del miércoles al jueves cuando cenaba en un restaurante. Su esposa confirmó el arresto, acompañado de disparos intimidatorios de la policía política (Disip).

EFE, Caracas

La detención esta madrugada del jefe de la patronal Fedecámaras, Carlos Fernández, ha convulsionado a la oposición venezolana, que advirtió que responderá con toda su fuerza a lo que califica de escalada represiva del Gobierno de Hugo Chávez.

Fuentes judiciales informaron ayer que Fernández, principal organizador de la reciente huelga general de 63 días, junto al líder sindical, Carlos Ortega, fue detenido acusado de "rebelión civil, traición a la patria, instigación a delinquir, agavillamiento y devastación".

Fernández se encuentra en la sede de la policía de seguridad del Estado (Disip) en buen estado de salud y acompañado por sus abogados, dijo ayer su esposa, Sonia, a la emisora de televisión Globovisión.

Al menos ocho funcionarios de la Disip fuertemente armados participaron en la detención del presidente de Fedecámaras, cuando abandonaba un céntrico restaurante de Caracas, señalaron testigos presenciales a la prensa.

Un guardaespaldas de Fernández declaró que los agentes policiales dispararon al aire cuando los clientes intentaron impedir que se llevarán al líder empresarial.

El presidente Hugo Chávez ha culpado reiteradamente a Fernández y Ortega de intentar derrocar a su Gobierno, y amenazó con llevarles ante la justicia para responder por su papel en la huelga que paralizó la economía venezolana.

El paro finalizó el pasado cuatro de febrero, excepto en la industria petrolera nacional, en la que el Gobierno ha despedido a más de 10.000 huelguistas.