Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Rivera pide a Calviño que explique si empleó una sociedad instrumental para evadir impuestos leer

Aznar y Bush, en plena sintonía

Los presidentes español y estadounidense avanzaron en su encuentro de dos días en el texto de otra resolución, que recuerde que Sadam ha incumplido mandatos anteriores.

EFE, Tejas
23/feb/03 14:10 PM
Edición impresa

Estados Unidos y España allanaron ayer el camino para la presentación en la ONU de una nueva resolución sobre Irak, que, en términos "claros y sencillos", representará la "última oportunidad" del Consejo de Seguridad para obligar a Sadam Husein a desarmarse.

Los presidentes de EE UU, George W. Bush, y del Gobierno español, José María Aznar, que se reunieron durante dos días en la tranquilidad del rancho de Crawford (Texas), afirmaron al término del encuentro que al líder iraquí, Sadam Husein, se le está acabando el tiempo para desarmarse.

De hecho, ambos demostraron en rueda de prensa estar convencidos de que es hora de que la ONU demuestre su "relevancia" en este asunto y anunciaron que la próxima semana se presentará un nuevo texto en cuya elaboración España está jugando un papel muy activo.

La Casa Blanca espera que la resolución pueda someterse a votación a partir del 10 de marzo, una vez que el jefe de inspectores de armas de la ONU, Hans Blix, presente su nuevo informe, el día 7 de ese mes.

Bush enfatizó que esta nueva resolución no será "la segunda", sino "la última de una larga serie que se extiende durante los últimos doce años". La preparación de este documento fue el centro de las conversaciones que ambos mandatarios mantuvieron en el rancho, desde el que, además, celebraron una conferencia telefónica múltiple con el primero ministro británico, Tony Blair, y el italiano, Silvio Berlusconi, quienes comparten sus puntos de vista.

En ella, los cuatro interlocutores trataron la "estrategia" que se debe seguir en relación con la nueva resolución, que Aznar consideró que debe ser lo más clara posible.

Bush y Aznar restaron importancia a las discrepancias que existenen el seno del Consejo de Seguridad respecto al proceder con Irak, y el presidente estadounidense instó al organismo internacional a tomar una "clara decisión" a la mayor brevedad.

Confianza

A pesar de que en este momento su posición tiene asegurados cuatro de los 15 votos del Consejo de Seguridad (para la aprobación se necesitan 9 votos y ninguno de los cinco vetos posibles), ambos líderes se mostraron confiados en alcanzar su objetivo.

Rusia, China y Francia -que junto con EE UU y Gran Bretaña tienen derecho a vetoconsideran, con distintos matices, que la ONU debe dar más tiempo a los inspectores para que realicen su trabajo.

Pero tanto Bush como Aznar evitaron entrar en consideraciones sobre esos tres países y recomendaron esperar a que el texto de la resolución tome el cuerpo definitivo.

El presidente estadounidense recordó que las discrepancias actuales son parecidas a las que existieron antes de la aprobación en noviembre pasado de la resolución 1.441, que finalmente se adoptó por unanimidad.

En el mismo sentido, Aznar subrayó que resulta "muy difícil pedirque se esté de acuerdo con algo que todavía no existe". El presidente del Gobierno español se comprometió a asumir un papel activo en la elaboración de esa nueva resolución.

Bush y Aznar insistieron en que esa resolución indicará que el tiempo que le queda al presidente iraquí para desarmarse "no es indefinido, es corto", y precisaron que la resolución 1.441 ya otorgó "la última oportunidad" a Sadam Husein. "Si dijésemos que el tiempo es infinito, difícilmente nadie nostomaría en serio", dijo Aznar.