Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Manuel Valls: "Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona" leer

Irak dice que se desarmará, pero sin la injerencia de Estados Unidos

Bagdad anuncia su pretensión de solucionar "por las buenas" la cuestión de los misiles Al Samud 2, cuya destrucción ha ordenado la ONU en el plazo de seis días , pero Washington considera que esta medida es insuficiente.

COLPISA/EP, Bagdad
24/feb/03 14:10 PM
Edición impresa

El régimen de Bagdad mostró ayer su deseo de que se solucione la cuestión relativa a los misiles Al Samud 2, cuya destrucción ha ordenado la ONU a partir del día 1 de marzo, pero sin que se produzca una injerencia americano-británica, mientras el Gobierno de Washington considera que esta medida no resulta suficiente.

"Lo estamos examinando seriamente y esperamos solucionar la cuestión sin la intervención americana o británica", según indicó ayer en rueda de prensa el director general del organismo de control del desarme iraquí, Hossam Mohamed Amin, en relación con el ultimátum dado por el jefe de inspectores de Naciones Unidas, Hans Blix.

El general Amin advirtió en todo caso que "la destrucción de estos misiles afectará a nuestras capacidades militares, pero no de forma total".

Hans Blix, jefe de la Comisión de Control, Verificación e Inspección de la ONU (COCOVINU), ha dado a los iraquíes hasta el 1 de marzo para comenzar a destruir su stock de misiles Al Samud 2, cuyo alcance supera los 150 kilómetros autorizados por las resoluciones de Naciones Unidas.

Equipos de expertos en balística de la COCOVINU han visitado lugares de producción de misiles Al Samud 2, según indicó en Bagdad el portavoz de los inspectores, Hiro Ueki.

Annan confía en Irak

Antes de obtener una respuesta de Bagdad, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, se mostró convencido en Ankara de que Irak destruirá sus misiles. "Si Irak se niega a ello, el Consejo de Seguridad se verá entonces forzado a adoptar una resolución", advirtió.

Pero para el presidente estadounidense, George W. Bush, la destrucción por parte de Bagdad de estos misiles sería una medida "insuficiente", mientras en Irak, expertos en desarme de la ONU inspeccionan los lugares en que se fabricaron estas municiones.

"Si Irak decide destruir sus armas de largo alcance, esto sería la punta del iceberg. Pero la cuestión es por qué no destruyen todas sus armas ilegales?", se preguntó Bush desde su rancho tejano de Crawford tras entrevistarse con el presidente del Gobierno, José María Aznar.

Mientras tanto, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, consideró también ayer que Irak ha violado sus obligaciones internacionales de eliminación de armas de destrucción masiva y afirmó que "es tiempo de actuar".

"Estamos llegando a un punto en el que deben producirse graves consecuencias", apuntó Colin Powell, quien ayer trató en Pekín con los dirigentes chinos una resolución que Estados Unidos prevé presentar durante la próxima semana en el Consejo de Seguridad relativa al desarme de Irak, indicó el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher. Por su parte, el Reino Unido espera que este segundo proyecto de resolución se presente en los próximos días en la ONU y sea sometida al voto del Consejo de Seguridad algunas semanas más tarde, a mediados de marzo, según apunta la prensa británica. Entretanto, el nuevo informe realizado de los inspectores de Naciones Unidas se espera para el viernes 7 de marzo.