Actualidad

Aznar admite que debe lograrse "el mayor consenso posible" para resolver la crisis

El presidente del Gobierno español confirma que, tras la reunión mantenida en Estados Unidos con su homólogo norteamericano, George Bush, el objetivo común es alcanzar "un marco amplio de resolución" mientras se produce "un incremento muy fuerte de la presión" sobre Bagdad .

EFE, Madrid
24/feb/03 14:10 PM
Edición impresa

Conseguir una nueva resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la crisis de Irak, "con el mayor consenso posible", y abordar todos los problemas de Oriente Medio, en particular el conflicto israelo - palestino, fueron las principales cuestiones tratadas por el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el presidente de Estados Unidos, George Bush, según declaró el primero en una entrevista concedida ayer a la agencia Efe.

Aznar, que llegó ayer por la mañana a Madrid tras permanecer el viernes y el sábado en el rancho que el presidente norteamericano posee en Texas, precisó que en el caso de Irak se actuará con "extraordinaria firmeza" y un "incremento muy fuerte de la presión", con el objetivo de conseguir una resolución pacífica de la crisis, pero sin que puedan descartarse medidas de fuerza si Sadam Husein continúa sin cooperar de forma plena con las Naciones Unidas.

El presidente del Gobierno señaló que no hay todavía un calendario preciso de los próximos pasos diplomáticos, aunque admitió que las fechas probables son las sugeridas por diversos medios de comunicación, que calculan una reunión del Consejo de Seguridad para el 10 de marzo.

"Queremos un marco amplio de resolución", indicó José María Aznar, quien confió en que sea posible alcanzar un acuerdo, similar al que lograron durante los últimos días la Unión Europea y la OTAN.

"Parecía imposible que, hace unos días, la Alianza Atlántica, después de discrepancias, llegase a un acuerdo, y llegó a un acuerdo. Parecía imposible que la UE llegase a un acuerdo con visiones distintas, y llegamos a un acuerdo", recordó Aznar.

"Si España, como ha sido en la UE o en la Alianza Atlántica", añadió el presidente del Gobierno, "puede ser un motor activo no solamente en la promoción sino en la autoría de la resolución nueva y de la búsqueda del consenso, creo que estaremos prestando un buen servicio a la legalidad internacional y a los anhelos de las ansias de paz de todos los ciudadanos".