Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Celaá sobre el Consejo de Ministros en Barcelona: "No tenemos nervios" leer

Los países no alineados rechazan una intervención militar unilateral de EE UU


COLPISA/EP, Kuala Lumpur
24/feb/03 14:10 PM
Edición impresa

Los ministros de Asuntos Exteriores de los 114 países del Movimiento de los No Alineados (MNA) reunidos en Kuala Lumpur rechazaron ayer una intervención militar unilateral de Estados Unidos contra Irak y afirmaron la importancia "del papel central" que desempeña el Consejo de Seguridad de la ONU para resolver la crisis iraquí.

Esta resolución debe ser sometida a la Cumbre de No Alineados que se celebrará hasta mañana martes en presencia de unos sesenta jefes de Estado y de Gobierno en la capital malaya.

En representación de dos tercios de los países miembros de la ONU, los jefes de la diplomacia del MNA pidieron igualmente a Irak "colaborar activamente (con los inspectores de desarme) conforme a la resolución 1441" del Consejo de Seguridad.

La resolución adoptada por los jefes de la diplomacia de los países No Alineados subrayó que una guerra contra Irak sería "un factor de desestabilización en toda la región y que tendrá graves consecuencias humanitarias, económicas y políticas en todos los países del mundo".

"Nos comprometemos a movilizar esfuerzos para encontrar una solución pacífica a la situación actual (...) y afirmamos el papel central de la ONU en la continuidad de la paz y de la seguridad internacional", pormenoriza la declaración definitiva que formuló la MNA, tras desechar un proyecto presentado por el bloque árabe que era demasiado favorable a Irak.

Sobre Corea del Norte, el movimiento soslayó el intento de Pyongyang de cargar sobre Washington la responsabilidad de la crisis creada después de la reactivación de la central atómica de Yongbyon. El proyecto de resolución no menciona la postura norcoreana, afirmando sólo que la organización "se inquieta" por los acontecimientos y que quiere "solucionar pacíficamente la crisis nuclear". El MNA, que reúne a los países más pobres del mundo, condenó sin embargo a Israel por los "crímenes de guerra" y las "violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos" en los territorios ocupados, y pidió que sus autores sean llevados ante el Tribunal Penal Internacional, según un proyecto adoptado ayer por los ministros de Exteriores.