Carnaval

Joroperos se convierte en comparfónica

Interpretación: 1.- Joroperos 2.- Tropicana 3.- Cariocas
Presentación: 1.- Río Orinoco 2.- Valleiros 3.- Tabajaras Acc: Joroperos
Premio Público: Joroperos

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
24/feb/03 0:16 AM
Edición impresa

Joroperos es la primera comparsa que logra 5 primeros premios de Interpretación consecutivos y, si adoptara la calificación de afilarmónica que se da en Las Palmas a las murgas que han logrado 5 máximos galardones, se podría decir que se convierte en "comparfónica". En la entrega de premios, su afición, puesta en pie, gritó con los brazos en alto y las palmas de los manos abiertas: "Ya van cinco".

El concurso fue más equilibrado que en ediciones anteriores, con la salvedad de Joroperos, inigualables, lástima que el jurado tardó más de una hora en emitir su veredicto. Desde que en 1999 se concediera el primer premio del Público (él único que se mantiene este año después de que se quitara el voto telefónico), esta es la primera vez que coincide con el ganador de Interpretación.

Tras el accésit con el que se tuvo que conformar el pasado año Tropicana, esta edición volvió al nivel de 2001, con un segundo de Interpretación, lo que justifica que, a las 5 de la mañana, despertaran a los vecinos de Candelaria con una sonora batucada.

Frente a la notable mejoría en el apartado de Presentación de Corumbá y Yemayá, la poca asistencia de público, menos de la mitad de la plaza.

Resulta paradógico que las comparsas tardaran más en montar su instrumental que en el tiempo real que invirtieron en su actuación, lo que tiene su lógica para evitar que, como sucediera el sábado con Corumbá, a mitad de su actuación se queden sin el teclado. Al final, se paró el reloj, arreglaron el fallo y siguieron cantando y bailando. De cara al público, estos parones suponen una espera excesiva que impide que el ritmo se imponga. Cada vez que arrancaba una actuación, perdía fuelle con la demora en la colocación de la instrumentación, aunque las parejas del cuerpo de baile y la parranda se empeñaran la noche del sábado en protagonizar unos aditivos entre espectaculares y sin sentido por momentos. Cuando iban a la mesa del jurado para que pudieran valorar de cerca los trajes se ponían a bailar o a hacer piruetas.

Resultó llamativa la juventud del cuerpo de baile de la comparsa Corumbá. Río Orinoco presentaron un exquisito disfraz, en particular, por su arriesgado planteamiento: llevaron a ritmo de conga y timbal un pasodoble con una fantasía torera. Tabajaras, que innovara hace dos años el uso de plataforma, utilizó el sábado un barco. Danzarines hizo méritos más que suficientes para conseguir estar entre los mejores de Interpretación, al igual que Rumberos en Presentación.