Actualidad

El eje París-Berlín-Moscú insiste en su rechazo a una nueva resolución de la ONU

Mientras que en el documento elaborado por EE UU, Gran Bretaña y España se afirma que Irak no ha cumplido, lo que equivale a dar carta blanca para iniciar la guerra, el memorando auspiciado por Francia y Alemania aboga por la continuación de las inspecciones.

EFE, Nueva York
25/feb/03 14:10 PM
Edición impresa
EFE, Nueva York

EE UU, España y Gran Bretaña presentaron ayer un proyecto de resolución en el Consejo de Seguridad en la que no se pide explícitamente el uso de la fuerza, pero se dice que Irak perdió su última oportunidad para desarmarse pacíficamente.

Francia, Alemania y Rusia, países que mantienen que sólo se debe recurrir a la fuerza como último recurso, también presentaron a modo de alternativa un memorando para establecer un plan guía para el desarme de Irak.

El embajador británico ante la ONU, Jeremy Greenstock, pidió ayer al Consejo de Seguridad una decisión rápida sobre el proyecto de resolución relativo a Irak y advirtió que los países proponentes no aceptarán grandes cambios en el texto. El borrador declara que Irak no ha sabido aprovechar la última oportunidad para desarmarse de forma pacífica.

La nueva resolución se entregó ayer por la tarde a los miembros del Consejo, en una reunión en la que Francia, Alemania y Rusia presentaron paralelamente un memorando como una propuesta alternativa, que no necesitaría de una resolución para su puesta en marcha.

En este memorando se pone énfasis en la continuación del régimen de inspecciones y en lograr el desarme de Irak de forma pacífica, y se subraya que el uso de la fuerza militar es el último recurso.

"Aunque las sospechas aún permanecen, no hay evidencia que demuestre que Irak dispone de armas de destrucción masiva", se señala en el texto del memorando.

El borrador propone un plan de acción para las inspecciones, así como reforzar el régimen de los inspectores y un calendario "riguroso y realista" para que Bagdad cumpla con sus obligaciones de desarme.

La mayoría de los 15 miembros del Consejo de Seguridad, incluidos Francia, Rusia y China, que tienen derecho a veto al igual que EE UU y Gran Bretaña, ya han mostrado su apoyo a la continuación de las inspecciones.

Las posiciones pueden cambiar, sin embargo, si Irak no ofrece nuevas pruebas sobre las preguntas aún pendientes sobre desarme y si no acepta destruir sus misiles de largo alcance.