Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La patronal de VTC, Cabify y Uber darán un servicio gratis el 26 de septiembre leer

La oposición vuelca su ira contra el Gobierno por no admitir que participará en la guerra

Todos los partidos elaboran una iniciativa que respalda a Francia, Alemania y Rusia frente a la propuesta de España, EE UU y Reino Unido. Coalición Canaria, junto a CiU, se convirtió en la punta de lanza de las exigencias.

COLPISA, Madrid
26/feb/03 0:24 AM
Edición impresa

La oposición en pleno, con los socios catalanes y canarios del Gobierno al frente, volcó ayer su ira contra el Ejecutivo sobre la ministra Ana Palacio en la sesión de la Comisión de Asuntos Exteriores más dura que se recuerda en el Congreso de los Diputados.

El trabajo del Ejecutivo de "recolectar votos" para la resolución con la que EE UU quiere abrir la vía a la guerra al mismo tiempo que habla de paz y consenso encrespó a todos los grupos parlamentarios - excepto al PP - , que preguntaron con indignación a la jefa de la diplomacia "si de verdad se cree que los españoles son tontos de remate".

A diferencia de lo que ocurrió en las anteriores sesiones, a la ministra no sólo le tocó aguantar un chaparrón sobre la crisis de Irak. Esta vez los partidos la sometieron a un auténtico vendaval de ataques en los que, por una vez, CiU y Coalición Canaria se convirtieron - por delante de PSOE e IU - en la punta de lanza de la oposición y exigieron al Gobierno que "deje de jugar con la opinión pública".

Un bloque unido desde que se sintió traicionado por la política exterior del Gobierno y que ahora intenta dejarle solo con una iniciativa - proposición no de ley firmada por todos menos el PP - que recoge el espíritu del memorándum con el que Francia, Alemania y Rusia plantean una alternativa al borrador de resolución de España, EE UU y Reino Unido.

CiU, único que rompió la soledad del PP en el pasado pleno extraordinario sobre Irak al votar el acuerdo de la UE presentado por el Gobierno, dijo sentirse "dolida" por que "ahora rompan el frágil consenso europeo".

Mardones, a la carga

Luis Mardones, en nombre de CC, fue a la carga contra la "lamentable e impresentable" propuesta de resolución de EE UU, Reino Unido y España. A su juicio sería "inadmisible" que la ONU respaldara esa propuesta porque se trata de una clara "declaración de guerra" que ni si quiera hace referencia a la labor de los inspectores.

Ignasi Guardans, portavoz de CiU, dijo sentirse "avergonzado" por la "patética" postura de un Gobierno que "se ha quedado radicalmente solo". Arremetió contra el gabinete de Aznar por haber dedicado "todo su esfuerzo en lograr la legitimación de una guerra ya asumida" y le reclamó coherencia entre sus actos y sus palabras: si creen que hay que ir a la guerra, "díganlo, pero no hablen de paz que no se complacen con sus actuaciones".

"Ustedes no tienen derecho a destrozar nuestra política exterior". Esta advertencia de Manuel Marín, portavoz de Exteriores socialista, evidenció la creciente preocupación en el PSOE - y otros grupos parlamentarios - por la ruptura de la línea seguida hasta ahora por España en su política exterior y por las consecuencias que tendrá que Aznar se dedique hacer "de abogado del gringo para recolectar los votos de Bush para la guerra".