Tenerife Norte

Un policía para 7.000 vecinos

La Matanza dispone desde hace diez días de un único agente por la baja por "depresión" de sus tres compañeros, que denuncian un supuesto trato vejatorio por parte del alcalde. El gobierno local (PSOE) niega las críticas y considera que todo se debe a una estrategia política.

ÁLVARO MORALES, La Matanza
26/feb/03 18:35 PM
Edición impresa

Los vecinos de La Matanza viven desde hace diez días una situación experimentada con anterioridad en otros municipios tinerfeños, como El Tanque, Vilaflor o Fasnia, aunque con el agravante de que su población es mucho mayor. Tres bajas por "depresión" han dejado a la Policía Local casi sin efectivos, con un único agente en una localidad de siete mil habitantes.

El sindicato de la agrupación denunció ayer ante EL DÍA esta situación, que achaca casi en exclusiva al "trato vejatorio" que reciben los policías por parte del alcalde, el socialista Ignacio Rodríguez. Antonio Acosta, abogado de los agentes, asegura que "las presiones, el trato persecutorio, la falta de respuesta a sus reivindicaciones" y la actitud cotidiana del máximo mandatario local hacia sus representados son la causa de que uno lleve 13 de los últimos 16 meses de baja, de que otro lleve seis y de que un tercero se les haya sumado hace diez días, también por problemas depresivos por su situación en su trabajo.

El sindicato ha presentado una querella criminal en el Juzgado Número 3 de La Orotava contra el alcalde, la secretaria del ayuntamiento y un funcionario que, según los policías, "dirige" el Cuerpo en el municipio por decisión del gobierno local. Tampoco han obviado la vía contenciosa, en este caso para denunciar el supuesto incumplimiento de los días de vacaciones, permisos y asuntos propios, así como reivindicar daños y perjuicios.

El letrado alude también al hecho de que una persona contratada por el consistorio utilice un coche de la Policía para "repartir papeles" en la localidad, "lo que engaña a muchas personas que creen que se trata de un agente oficial". Además, Acosta critica que a los policías "se les dé un puesto fijo, se les haya desconectado el ordenador o se les exija explicaciones continuas por tonterías".

A su juicio, parte del problema lo motiva la preferencia del alcalde "por disponer de pocos funcionarios y, en cambio, apostar por el personal laboral que él contrata por sus réditos políticos".

Contraquerella municipal

Fuentes del gobierno local replicaron ayer que estas acusaciones son "falsas", que se encontrarán con una contraquerella y que se deben a una "estrategia política", por lo que lamentan que los agentes "se presten a este juego y no sigan el ejemplo de profesionalidad de la Guardia Civil".

Señalaron que el problema surge cuando se intenta "ordenar el servicio y sacarlo de la anarquía". Para ello - añaden - , se contrató a un notificador y un auxiliar administrativo que aligerasen las cargas de los agentes para que tuvieran mayor presencia en las calles, lo que no significa un cambio en la jefatura".

Dichas fuentes aseguran que los que reciben un trato "verdaderamente vejatorio" son estos dos trabajadores por parte de los agentes, al tiempo que recalcan que nunca ha habido persecución y que existe una "relación profesional normal" con los policías.