Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

Un plan de esterilización evitará que nazcan 30.000 animales callejeros

El objetivo del programa, estructurado en dos fases y con la colaboración del Cabildo, veterinarios y sociedades protectoras, es reducir el crecimiento de perros y gatos, así como su vacunación, desparasitación e identificación.

EL DÍA, S/C de Tenerife
26/feb/03 12:13 PM
Edición impresa

El Cabildo de Tenerife y el Colegio Oficial de Veterinarios tienen previsto reducir el crecimiento del número de perros y gatos callejeros hasta el año 2005, del orden de unos 30.000 ejemplares

Ése es el cálculo realizado por los especialistas que han tenido a su cargo la puesta en marcha de un programa de esterilización iniciado hace año y medio, en virtud de un convenio establecido entre la Corporación insular y la entidad profesional, así como por las sociedades protectoras.

El Plan, desarrollado en dos fases y que surge a partir de la celebración de unas jornadas realizadas sobre esta problemática, ha incluido asimismo la vacunación, desparasitación y la identificación de los animales.

En palabras del consejero responsable del área de Medio Ambiente, Wladimiro Rodríguez, "el problema de los animales sin dueño excede mucho el aspecto meramente estético y ha llegado a convertirse, en algunos casos, en una cuestión de seguridad. El abandono provoca la aparición de perros y gatos cimarrones, que no sólo pueden alterar el medio natural, sino que constituyen un riesgo para las personas y los rebaños que se encuentran, sobre todo, en los montes. De hecho, ya ha habido más de un caso en el que este problema se ha manifestado de una forma seria".

Un programa novedoso

En la aplicación de este programa, novedoso en España, se ha incluido también a los animales albergados en las sociedades protectoras y en los refugios, con el fin de favorecer las debidas condiciones higiénicas y legales. De igual manera, también se ha centrado en otros muchos recogidos en las vías públicas, que una vez atendidos son de nuevo puestos en libertad, pero con la diferencia de que a partir de ese momento no tienen posibilidad de procrear.