Sucesos
GUADALAJARA

La madre de Dónovan sólo quiere enterrar a su hijo


EFE, Guadalajara
27/feb/03 10:01 AM
Edición impresa

EFE, Guadalajara

Gloria Rodríguez, la madre de Dónovan Párraga, el niño de Trijueque encontrado el pasado 22 de enero en una fosa séptica de esta localidad, dijo ayer, en la víspera de que se cumpla un año de la desaparición del menor, ocurrida el 27 de febrero de 2002, que sólo desea que su hijo pueda ser enterrado cuanto antes y que descanse en paz.

Los restos de Dónovan Párraga permanecen aún en el tanatorio Nuestra Señora de la Antigua de Guadalajara, a la espera de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Guadalajara autorice que sea enterrado.

Gloria Rodríguez explicó que desea enterrar a su hijo, que ayer cumpliría trece años y al que no volvió a ver con vida después de que desapareciera el 27 de febrero de 2002 cuando iba a una clase de judo, "en la más estricta intimidad".

A Dónovan Párraga se le vio por última vez con vida sobre las 18:30 horas del 27 de febrero de 2002 en la parada de una línea de guaguas y su madre denunció su desaparición al día siguiente, después de que el niño no regresara a casa el día anterior. Los restos del menor, que fueron hallados el pasado 22 de enero en una fosa séptica, permanecen en el tanatorio Nuestra Señora de la Antigua, a la espera de que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Guadalajara emita un pronunciamiento que permita enterrar al pequeño.

GUADALAJARA