Carnaval
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Apple apunta a los contenidos y su propia tarjeta de crédito para seguir cautivando leer

La caída del imperio

Un jurado que no era Miss Venezuela 2002, comparsas que salían a destiempo o el retraso de la gala por un barco, anécdotas de la noche.

HUMBERTO GONAR, Santa Cruz de Tenerife
28/feb/03 0:30 AM
Edición impresa
HUMBERTO GONAR, Santa Cruz de Tenerife

La gala de la reina ¡pim, pam, pum! del miércoles estuvo cargada de numerosas anécdotas que pasan desapercibidas en una crónica de urgencia, pero que vivieron los grupos y aspirantes.

En el año 2000, Sergio García asume la dirección de la gala ¡pim, pam, pum! y lleva el modelo del teatro Guimerá a la plaza de España. Genial. Esquema: Obertura, desfile de aspirantes y actuación de Chayanne. En 2001, mantiene el guión y cambia el nombre del invitado: Oscar D León. En 2002, vienen los "triunfitos", y éste, Tony Santos. Por cierto, ¿cómo es posible que el chasnero tuviera que echar mano de una chuleta para cantar "Ay, Santa Cruz" - la misma música que utilizó CC en su pasada campaña electoral - en versión soul?

La gala ¡pim, pam, pum! comenzó con retraso. Una demora de 15 minutos, menos tiempo del que se ha tardado en justificarla: Unos dicen que Antena 3 esperaba conseguir la señal; otros, que los partidos de fútbol de la Champion s League no habían terminado, pero los regidores dijeron a los grupos que a las 21:30 horas iba a entrar un barco de la Naviera Armas y no se podían tirar los ¡pim, pam, pum! porque la Autoridad Portuaria prefirió que atracara el barco antes de que comenzara el espectáculo. Y no le faltaba razón, porque si hubieran tenido que esperar a que terminara la traca, el barco no hubiera salido hasta la medianoche.

Ya en la obertura, después de la caída del emperador, comenzó el desfile con más prisa que ritmo de batucada: ¡Comparsa Cariocas! (anunciaban los presentadores), desfilaba Rumberos; ¡Danzarines Canarios! salió Tropicana; ¡Yemayá!... Joroperos. ¿Joroperos? Pero si una niña del cuerpo de baile lleva un estandarte en el que se lee: Y-e-m-a-y-á.

Sólo faltó que nombraran a las rondallas y saliera la Ni Fú - Ni Fá, aunque detrás, entre bastidores, alguna regidora le indicó a los chicos de Enrique González que iban por el camino equivocado: "¡Las rondallas salen por la puerta 4! Menos mal que estaba allí Carlos Belda, responsable de los regidores, quien les dijo que fueran por su izquierda y allí había una mesa en la que podrían dejar los tocados e instrumentos. El único Mesa que había por allí era Manuel, miembro del equipo de un diseñador.

Entra el jurado. ¡Pim, pam, pum! Trasladados en carritos chinos, con mejor suerte que el emperador - quizás porque iban sobre un eje de rueda tirados por un figurante - , entre los que se encontraba Víctor Padrón, jefe de informativos de Antena 3, quien fue confirmado en las horas previas a la gala ¡pim, pam, pum! Entre el distinguido grupo, Veruzca Ramírez, Miss Venezuela 1997 y primera dama de honor y premio Mejor cuerpo de los 50 años de historia del Miss Universo hasta 1998, y no del año 2002 como anunciaron los presentadores en la gala y en la nota de prensa.

Ya en la mesa, la única que había en el recinto, José Oneto esconde su wisky debajo de la mesa, José Calabuig, sentado junto a la Miss Venezuela 1997, rechaza el abrigo que le ofrece una señora, no sin antes comentar: ¡Cómo va a tener frío con la que tiene al lado! (como si olvidara que es el subdirector de la revista "Interviú") En el centro del tribunal, Veruzca Ramírez, mirarla era toda una alegría para la vista: bailaba más que apuntaba en el papel, lo que contrastó con la actitud seria y hasta preocupada del notario contratado para supervisar la deliberación del jurado, a petición de los diseñadores, José María Delgado Belda, que estaba afanado buscando los papeles en su cartera.

Mientras desfilaban las aspirantes, el alcalde de Santa Cruz, el presidente del Cabildo y el concejal de Fiestas departían en los paragüitas sobre los últimos detalles del espectáculo, que ya había comenzado. ¡Y no saben lo que se perdieron! Salió hasta un ropero de boas o marabúes (táchese la opción que corresponda).

Mientras el público desafiaba a los periodistas de "Salsa Rosa", sentados entre los invitados - que para eso vienen de la Península - , miembros de esta expedición sólo esperaban la salida de Toni Santos. ¿Cogerían el recadito de la Fu - Fa que mandaron a "Operación Triunfo" en su Cubanito? Al final, ¡pim, pam, pum! Santa Cruz ya tiene reina. Por cierto, con exhibición pirotécnica.