Canarias

La reforma del sistema electoral se quedó "en agua de borrajas"

CC logra, gracias al apoyo del PP, sacar adelante parte de su proposición de ley. Los topes, las circunscripciones y el número de diputados permanecerán como regula el Estatuto de Autonomía de 1996. AHI y el Grupo Socialista tachan la iniciativa de esperpento político.

C.V., S/C de Tenerife
28/feb/03 16:32 PM
Edición impresa

Coalición Canaria logró ayer, con el apoyo de su socio parlamentario (PP), aprobar en la Cámara autonómica gran parte del articulado de su proposición de ley sobre el sistema electoral canario, pero encontró el rechazo de todos los grupos en su pretensión de sacar adelante por mayoría simple las mismas barreras electorales que establece el Estatuto de Autonomía de 1996.

Después de más de dos años de debate parlamentario, la tan cacareada reforma electoral ha quedado "en agua de borrajas". Los grupos políticos han sido incapaces de lograr un consenso sobre el número de diputados o las circunscripciones y mucho menos sobre los topes electorales.

Los herreños abogaban por rebajar del 30 al 15% la barrera electoral en las Islas y por eliminar el 6% en la Comunidad Autónoma, para "evitar que el voto de 40 mil canarios caiga en el vacío".

CC, con algunas disensiones, se negó a esta modificación de AHI y presentó un texto alternativo, que al final no se ha podido aprobar en su totalidad por requerir la Mesa de la Cámara (decisión que será recurrida por CC) una mayoría reforzada en esos artículos.

Antonio Castro, vicepresidente de CC y dirigente de API, se alineó ayer, junto con su compañero Gregorio Guadalupe, con el Grupo Mixto y se abstuvo en la votación del artículo que afrontaba las barreras electorales.

El Grupo Socialista, que solicitó, infructuosamente, la supresión de todo el articulado de la iniciativa nacionalista, apostaba por sumar una circunscripción regional a la insular, con diez diputados más, y rebajar el tope electoral a un 20 en las Islas y a un 3% a nivel nacional. En total se presentaron 93 enmiendas que fueron rechazadas.

El Partido Popular sólo se distanció de CC en el voto de los artículos que requerían dos tercios y su abstención supuso un respaldo a la restricción recogida en el texto estatutario, no un rechazo a los topes existentes.