Vivir

FCC acuerda con Industria crear una segunda estación de ITV en el Norte

La Administración autonómica y la empresa concesionaria de las cinco plantas donde se han convocado paros firmarán la próxima semana un documento que incluye una mejora generalizada de los recursos materiales y humanos dentro de unos plazos concretos.

EL DÍA, S/C de Tenerife
28/feb/03 0:33 AM
Edición impresa

La Dirección General de Industria y el grupo Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), concesionario de las cinco estaciones de ITV que han anunciado paros parciales a partir del 11 de marzo, han llegado a un principio de acuerdo para crear una nueva nave de inspección en el norte de Tenerife y mejorar la infraestructura de las ubicadas en El Rosario, La Palma, La Gomera y El Hierro.

El acuerdo, que fue adelantado ayer por el director general de Industria del Gobierno de Canarias, Tomás Pulido, se plasmará en un documento que suscribirán ambas partes, probablemente la próxima semana, donde se establecerán plazos para la ejecución de los compromisos adquiridos.

La decisión de la empresa supone el cumplimiento de algunas de las reivindicaciones que han llevado a los trabajadores a la convocatoria de huelga, como la apertura de una segunda estación en el Norte y la modernización generalizada de medios. Las exigencias sindicales apuntan también al cumplimiento de una serie de medidas para la prevención de los riesgos laborales y al reconocimiento de la toxicidad de la labor que llevan a cabo, con la consiguiente repercusión en el sueldo.

Las primeras negociaciones entre el Gobierno y la empresa, que se remontan a hace unos dos años, tuvieron como resultado la ampliación de las instalaciones realejeras. Dicha ampliación no resultó suficiente cuando, siguiendo la normativa comunitaria, se incluyó como parte de la inspección el análisis de los gases emitidos por los vehículos, provocando la demora del proceso.

Cita previa

En esas reuniones también se habló de la posibilidad de poner en marcha una segunda nave en el Norte, según Pulido. Fórmulas como la de la cita previa, adoptada por el Gobierno de Canarias, se inscriben dentro de un paquete de medidas provisionales en espera del incremento de medios técnicos y humanos.

La Administración autonómica se muestra firme en su objetivo de acabar con el problema de las ITV. En el caso de que los acuerdos con FCC no se materialicen, estaría dispuesta a argüir un incumplimiento de contrato para posibilitar que una segunda empresa se instale en el norte.

Los contratos de concesión de las ITV, una parte de ellos suscritos con empresas del grupo de FCC y los restantes con el grupo Aguas de Barcelona, establecen que hasta su finalización, en 2009, los concesionarios se encuentran en la obligación de disponer los medios necesarios para hacer frente a las necesidades del servicio.

El Gobierno de Canarias entiende que, en el caso de Tenerife, FCC tiene la obligación contractual de ampliar sus instalaciones. La negativa dejaría a la Comunidad Autónoma las manos libres para romper la cláusula de exclusividad.

Tomás Pulido subrayó ayer que debe predominar la paciencia a la hora de esperar la solución al problema, que ya se encuentra encauzada. La búsqueda de unos terrenos adecuados y la edificación de la nave en el Norte, así como las obras de ampliación en otras plantas, requieren un plazo de unos meses que se determinará por escrito.

Suficiente antelación

El director general aconsejó que, en la espera, los propietarios de vehículos tomen conciencia de la situación y pidan cita con la antelación suficiente. Propone, asimismo, que si una determinada estación está colapsada, se opte por acudir a otra.

Ahora, la incógnita es la reacción de los trabajadores, si el documento que se prevé firmar a corto plazo será suficiente para que den marcha atrás con la convocatoria de huelga.

Los paros previstos, que darán comienzo el próximo día 11 y durarán un mes, supondrían un incremento de las listas de espera, aún cuando la inactividad sólo afectará a diez de las treinta y nueve horas de trabajo semanales.

Pulido indicó que el Gobierno entiende la situación por la que están pasando, pero abogó por el entendimiento entre ambas partes.