Carnaval

Revolución china

¡En Santa Cruz ya es Carnaval! La fiesta salió ayer a la calle y el asfalto de las principales vías se tapizó de plumas y lentejuelas para recibir por todo lo alto la celebración más esperada del año, dejando en el olvido los parones y el ritmo lento del desfile inaugural.

EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife
1/mar/03 0:33 AM
Edición impresa

La capital tinerfeña vivió ayer la nueva revolución china, en donde no había buenos ni malos, sino carnavaleros deseosos de disfrutar y pasárselo bien porque, para eso, ¡ya estamos en Carnaval!

Aunque la Cabalgata comenzó con exquisita puntualidad, a las 19:00 horas, tal y como estaba previsto, el desfile se sucedió con un ritmo más propio de una procesión que de una cabalgata, lo que permitió que el público disfrutara con las batucadas de las comparsas y agrupaciones musicales. Además, algunas murgas, como Chinchosos, tuvieron tiempo para hacer las delicias del público que, como sucedió en el cruce de la plaza de Weyler con la avenida Méndez Núñez, disfrutó con la coreografía del grupo de Paco Padilla. A las órdenes que marcaba el responsable musical de la murga, Alexis Hernández, con un megáfono, se atrevieron hasta a cantar: "¡No te olvides, en Carnaval, Santa Cruz es lo que vale!"

Abriendo el desfile, unos dragones recordaron a los espectadores que el Carnaval este año va del Lejano Oriente. Detrás, la Ni Fú - Ni Fá, un primer bloque de murgas infantiles, la corte de la reina de los niños, su princesa y tres de las cuatro damas de honor, ya que una de ellas sufre un esguince de tobillo que le impidió participar en el desfile. Entre los protagonistas, muchas caras nuevas y hasta de satisfacción: uno de los directores de murgas más jóvenes, el de Triqui - Traquitos, que se estrena; la cara de felicidad de Josito Cortés, que llevaba por primera vez desde hace 23 años en su bombo el cartel de primer premio de Interpretación... La primera murga adulta concursante que desfiló fue Singuangos. Hubo que esperar hasta dos horas después de que comenzara el desfile para ver al resto. En medio, comparsas, agrupaciones y... hasta ¡Miss Venezuela 1997!, que bailaba con la comparsa Cariocas, con un disfraz sensual. ¡Qué sería de una cabalgata sin vacíos y orden! En Santa Cruz ya es Carnaval.