Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife no pudo con el Córdoba (1-1) leer

"Si el Carnaval ha tocado techo, la gala tendrá techo"

Ya sea por cansancio o por enfado (cosa que no reconoce), el director artístico se mantiene distante y rehúsa abordar proyectos de futuro o, incluso, revelar su valoración de la gala. Todo lo resume en un escueto "como todo en la vida, tiene sus caras y sus cruces".

HUMBERTO GONAR, S/C de Tenerife
2/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

- ¿Cuál es su balance de la gala del pasado miércoles?

- Tú haces algo, lo que sea, y lo expones públicamente. Los demás son los que opinan y ya han opinado. Cada uno lo ve desde su óptica.

- ¿Satisfecho con el resultado final? ¿Era la gala que había previsto?

- Es la que salió, la que está... y punto.

- ¿Ha cambiado el concepto de Carnaval desde la primera época de Sergio García, en el teatro Guimerá?

- Eso ya lo he contestado montones de veces. ¡Hace 25 años!

- ¿Han evolucionado más las comparsas que las murgas?

- ¿Tú qué crees? (Silencio). Es público y notorio.

- ¿Quiere que continúe con la entrevista?

- Sí. Pero es que el Carnaval ha cambiado porque son 25 años, y eso lo sabemos todos. Aquello era casi el siglo XVIII, comparativamente. Empezando porque casi no había comparsas, sólo había cuatro. La hemeroteca está ahí y las imágenes también. No tienen nada que ver ni en baile, ni en canto, ni en ritmo, ni en vestuario, ni en nada. En el tema de las murgas, exactamente igual. Tú mismo lo has dicho montones de veces.

- Si éste fuera el último año de la plaza de España, ¿a dónde daría el salto?

- No sé, a donde decidan. No tengo ni idea. No sé si éste será el último año de la plaza de España, aunque parece que sí. Ni idea sobre qué alternativas tiene (la organización).

- ¿Cuál es su emplazamiento ideal?

- Un espacio diáfano como la explanada del muelle, donde se hace el concierto de fin de año, o la que hay frente al Auditorio, cerca del parque marítimo. Un espacio así sería lo más correcto y lo más conveniente.

- ¿Serviría no sólo para trasladar la gala sino el Carnaval también?

- No sé. No entra en mi competencia ni lo he pensado tampoco... ni siquiera el traslado de la gala tampoco es de mi competencia. Pensar en cambios muy drásticos lleva una meditación y es un ejercicio que no he realizado todavía.

- Dentro de la gala del miércoles, ¿qué momentos destacaría?

- No lo sé. Como todos los padrenuestros, los niños son hermosísimos.

- ¿Quizás el número conjunto de las rondallas? ¿Tony Santos?

- Ése fue uno (el de las rondallas), otro fue el de Tony Santos... Pero, bueno, los demás tienen mejor vista que uno mismo.

- Pero no cualquier director puede hacer una gala del Carnaval.

- Hay muchos.

- Pero no vale cualquiera.

- Hay muchos, como todo en la vida. No todos los albañiles pueden hacer una casa, ni todos los pintores pueden hacer un desnudo.

- ¿Va a supervisar el acto del próximo sábado, en el que se presentará el cartel del Carnaval 2004?

- No entra dentro mis obligaciones, y no tengo ni idea de cómo va a ser ese acto. Mis obligaciones terminaron la noche del miércoles.

- ¿Esa parte corresponde a la organización?

- Yo lo que quiero es recuperarme. - ¿Más cansado que otros años?

- Creo que sí. De todas maneras, cada vez que nos ponemos enfermos creemos que estamos más enfermos que la última vez.

- Pero esto no es una enfermedad...

- Era un decir. Un entrecomillado.

- Su tono cansino es de enfado, cansancio...

- No estoy enfadado. Es cansancio, ganas de dormir, de recuperar, de cargar pilas, ganas de olvidarme...

- ¿De qué?

- De un montón de cosas. Son seis meses intensos y seis meses, incluso, de una cuesta arriba muy dura.

La gala, a examen

- En el momento que se cae el figurante en la obertura, ¿qué es lo que ocurrió? ¿Un fallo?

- Porque las cosas suceden... Suceden y ya está. Y un día reventará el Teide y sucede.

- Pero, vamos, que fue accidental...

- ¿Tú qué crees? ¿Que lo preparamos? (sonríe).

- Inicialmente se pensó que fue un número de humor de la Ni Fú - Ni Fá, y lo comentamos algunos periodistas.

- Es lo que te decía antes: uno hace una obra y la expone, y los demás son libres de pensar lo que quieran. Pero, evidentemente, mi capacidad creadora no sería tan ridícula. - ¿A qué se debe el retraso de 15 minutos del comienzo de la gala?

- No es una cosa novedosa. Ya ocurrió hace dos años y por el mismo motivo.

- En aquella circunstancia, ¿no fue por el retraso de un jurado?

- No, no. Puedes recordar perfectamente, tú que hablas tanto del Carnaval, tienes tan claro todas las cosas y tienes una historia del Carnaval muy fresca, que hace dos años ocurrió lo mismo por el mismo motivo. Lo que pasa que en vez de 15 minutos fue media hora.

- ¿Y cuál fue el motivo?

- Fue el tema del ferry que creo que viene de Agaete, me parece.

- ¿Fue entonces por lo que no se pudo explotar la pirotécnica para permitir las maniobras de atraque?

- ¡Hombre! El puerto no ponía mayores impedimentos, pero había que calcular los tiempos de atraque, desembarco... y lo que eso podía significar si, sobre la marcha, le iba a afectar a la televisión. No por la televisión, sino por el tinerfeño que estaba en su casa y que entonces se cogería un cabreo muy gordo. Entonces se decidió retrasarlo 15 minutos, que garantizaba que la gala tuviera una continuidad.

- Como director artístico, ¿cree que el modelo de gala ha tocado techo?

- No sé... Si el Carnaval ha tocado techo, la gala tendrá techo. Otra cosa es que el director de turno no lo sepa utilizar. Eso es como decir que las

fallas de Valencia han tocado techo.

- ¿La gala de este año se aproxima al modelo de sus sueños?

- Es una gala que tiene los conceptos que yo tengo. Ya he dicho en reiteradas ocasiones que el modelo que yo tengo es muy difícil de llevar a cabo, se aproxima igual que se han aproximado las cuatro, pero no es exactamente la que tengo en la cabeza.

- ¿El reto de la gala pasa por recortar su duración?

- Es muy difícil recortar el tiempo en una gala como ésta.

- ¿Una gala es dinámica en función de su duración?

- Creo que la gala fue muy dinámica.

- O sea, que no recortaría el tiempo.

- Es muy difícil mientras se quiera tener una gala que es una muestra de la fiesta. La fiesta es muy versátil. Si fuera como en Brasil, básicamente con comparsas, entonces sí se podría recortar.

- ¿Eso supondría reducir grupos?

- No está en reducir grupos. Está en lo versátil que es la fiesta, porque los grupos ya bastante poco tiempo tienen en el espectáculo de la gala. Tienes tres espacios publicitarios, que significan 20 minutos; el desfile de aspirantes, el motivo central y principal, a 4 minutos por cada una, según el acuerdo con los diseñadores, y tienes la coronación final. En el resto del tiempo tienes que encajar todo.

- Tony Santos, tras cantar su tema de promoción, dice que iba a interpretar "¡Ay Santa Cruz!", porque se lo habían pedido, y saca una "chuleta" para leer la letra. ¿Quién le sugirió esa iniciativa?

- Se lo pedí yo desde el momento que supe de su contratación. Le di dos opciones: "¡Ay Santa Cruz" o "Santa Cruz en Carnaval". Él consideró que le iba mejor la primera para su tono.

- Vamos, que lo sabía con antelación, como para habérselo preparado.

- Por lo menos sus representantes.

- Lo digo porque tuvo que echar mano de una "chuleta".

- Ya lo dijo él, que como tiene muy mala memoria... No sé si lo oíste. Pero fue una decisión de él de llevarlo escrito, quizás temía que con la emoción tuviera un lapsus.

- ¿Qué respondería si le ofrecieran dirigir la próxima gala?

- No está en mi ánimo en estos momentos.

- Quizás, ¿porque es como preguntarle a la parturienta si quiere tener otro niño más?

- ¡Ah! No sé. (Silencio).

- Un motivo para el Carnaval 2004.

- No me he recuperado todavía.

- ¿Considera un reto que los Bambones hicieran que el público secundara la canción que interpretaron, a sabiendas de que los espectadores de la gala no son los mismos que acuden a una final murguera?

- El público estaba prácticamente entregado y a la expectativa y a la espera, como todos los años. Que coindida que el grupo quiera hacer la canción que propicie esa entrega... Quizás también era un público más exuberante... No lo sé.

- ¿Cómo que exuberante?

- El público estaba muy expectante y con muchas ganas y creo que reaccionó a esa expectación en muchos momentos de la gala.

- Se acabó en esta gala con un "mito". La murga canta lo que quiere. Ellos quisieron cantar a Acha y tuvieron plena libertad...

- Conmigo siempre la han tenido, no es nada nuevo, ni que se acabe nada.

- No ocurrió lo mismo con Singuangos en la etapa de Jaime Azpilicueta como director de la gala...

- Eso lo desconozco. No es de mi época. Sé lo que he hecho durante 4 años. Nadie me ha dicho nada, ni nadie me ha hecho ningún apunte, ni yo se los he hecho. Mi actitud siempre ha sido la misma: mantener un diálogo con las dos murgas ganadoras y la Fu - Fa, y se ha hecho la elección del tema con plena libertad.

- ¿Cómo definiría estos cuatro años al frente de la dirección artística?

- Hermosísimos por un lado y... (silencio). No me atrevo a emplear otra palabra por si pudiera no dar exactamente con lo que quisiera decir.

- ¿Hermosísimo en la evolución, en el trato...?

- En todo. Es un recuerdo hermoso mi etapa estos cuatro años. Y, como todo en la vida, tiene sus caras y sus cruces. La cara es muy hermosa. Las cruces, mejor olvidarlas.

- ¿A qué se refiere cuando nombra las cruces?

- Sucede como todo en la vida, hasta en la comida.

- Un deseo para el Carnaval 2003.

- Que la gente se divierta muchísimo, que se lo pasen muy bien, que el chicharrero se sienta feliz, que para eso sueña y trabaja todo el año. Es un esfuerzo demasiado grande el que hace como para que después se te joda. Que sean muy felices y que lo disfruten muchísimo.