Sucesos

Un hombre de 63 años muere asfixiado al declararse un incendio en su vivienda

El fuego tuvo lugar en la calle de La Rosa y, al parecer, la víctima se durmió con una colilla en la boca.

EL DÍA, S/C de Tenerife
2/mar/03 10:02 AM
Edición impresa

Un hombre identificado como Germán N.P.M, de 63 años de edad, perdió ayer la vida (al parecer a causa de la inhalación de gases) al declararse un incendio en la vivienda de dos plantas que ocupaba en la calle de La Rosa, concretamente en el número 75, y cuyo origen se desconoce, aunque se presupone que la víctima se quedó dormida con una colilla en la boca que prendió en la ropa de cama.

Un vecino que pasaba por el lugar, identificado como Javier Montojo, alertó a los bomberos y a la Policía Local. "Yo iba a casa de mi abuela y al pasar por delante de la vivienda observé cómo salía humo de la misma, por lo que avisé de inmediato a los bomberos y a la Policía Local, que fueron los primeros en llegar. Como no podían abrir la puerta, la echaron abajo y de repente salió una bocanada de humo procedente de la parte alta", relató este testigo a EL DÍA.

Mantuvieron el pulso

Nada más llegar la dotación policial, entraron los agentes en la casa y, al descubrir que había una persona, de inmediato la bajaron, la colocaron sobre la acera y comenzaron a aplicarle las maniobras de reanimación cardiopulmonar, con lo que consiguieron mantenerle el pulso, que era débil, hasta la llegada de la primera unidad medicalizada del Servicio de Urgencias Canario (SUC).

Mientras, los bomberos se encargaban de sofocar las llamas y sacar al exterior una bombona de butano ante la posibilidad de que estallase.

Entre los vecinos había cierta indignación por la tardanza en acudir de los servicios médicos, quienes estuvieron alrededor de tres cuartos de hora intentando reanimar a la víctima, que, desgraciadamente, fallecía sobre las 18:45 horas.

Las distintas dotaciones policiales acordonaban la zona y daban aviso al titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la capital tinerfeña que se encontraba en funciones de guardia.

La víctima vivía sola y, según el joven que avisó a la Policía Local, "al parecer estaba de baja en su trabajo y era una persona que fumaba mucho, sobre todo puros. También tenía problemas con el alcohol".

La víctima era la única persona que residía en el inmueble, que reúne una condiciones deplorables y poco dignas para ser habitado, según narraron fuentes policiales a este diario.

El equipo de Atestados de la Policía Local fue el encargado de realizar la inspección ocular y la técnico policial, que será remitida al juzgado pertinente una vez se averigüe la causa del incendio.