Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife no pudo con el Córdoba (1-1) leer

Padres y profesores, un tándem

El avance cultural ha situado los embarazos en
menores de 20 años como fallos del sistema. Detectar
dónde se produce ese fallo no es fácil, pero al menos
hay una aproximación a la solución: la educación
afectivo - sexual en la familia y en la escuela.


2/mar/03 0:40 AM
Edición impresa

Cada año alrededor de 1.500 adolescentes se quedan embarazadas en Canarias. En su mayor parte no son embarazos deseados. Cómo evitar que esto suceda fue lo que preguntamos esta semana a los cinco invitados al debate del domingo. Y los cinco, con sus matices sobre algunos aspectos, fueron de la opinión de que la familia y la escuela deberían conformar el tándem perfecto que aborde sin complejos una educación afectivo - sexual de los jóvenes, lo que quiere decir trabajar la persona por encima de la concepción claramente genital que a menudo tiene la llamada educación sólo sexual.

En esta valoración coincidieron la directora del Instituto Canario de la Mujer, Rosa Dávila; la consejera del Grupo Socialista en el Cabildo, María Teresa Cruz Oval; la presidenta de la Federación Insular de Asociaciones de Padres de Alumnos (Fitapa), Pura Toste; el coordinador del Programa Harimaguada de la Consejería de Educación, Raúl Díaz, y Cristina Darias, técnico del Programa de Atención Familiar del Cabildo de Tenerife.

Sin embargo, si bien hubo prácticamente unanimidad en asuntos como la educación afectiva y sexual, la formación de los padres y la necesidad de implicación del profesorado, surgieron discrepancias a la hora de juzgar algunas actuaciones de estos últimos, o la valoración de un "regreso a posturas machistas" de la directora del ICM, Rosa Dávila, acerca del reciente estudio sobre las "niñas madres" en Canarias. En este trabajo se detectan chicas satisfechas con tener un hijo de su pareja, a pesar de la edad y de la falta de recursos propios, lo que indica una reacción a lo que ha sido la liberación a través de la autonomía personal de la generación anterior, explicó Dávila.

Este "factor machista" que puso de relieve Dávila no fue compartido, sin embargo, por el resto de contertulios que quisieron ver en el estudio lo que éste había buscado: jóvenes adolescentes de un entorno y estrato socioeconómico muy localizado que efectivamente responden a un retrato particular, el dibujado por la directora del ICM.

Porque si algo quedó claro en el debate es que son muy variados los escenarios en los que puede aparecer una joven embarazada. Y así resultó interesante conocer las características comunes del grupo de cuatro chicas en estas circunstancias que acoge el recurso que ha dispuesto el Cabildo de Tenerife y que reveló la técnico Cristina Darias : "La precocidad a la hora de las relaciones sexuales, procedencia de zonas urbanas o rurales, de familias multiproblemáticas, con relaciones conflictivas con los padres, de dependencia con la pareja y que carecen de pensamiento consecuencial y alternativo", lo que significa que pueden tener la información, pero no la capacidad para prever las consecuencias. Y un dato más, son menores que han sido declaradas en desamparo o a los que sus padres han echado de casa a raíz del embarazo.

Visión estereotipada

Especialmente crítico con una visión estereotipada del fenómeno se mostró el coordinador del programa Harimaguada, Raúl Díaz, para quien existe una "hipocresía social" en la alarma que producen los embarazos precoces. Y explicó: "Esta sociedad siembra vientos y recoge tempestades. Es como si no enseñáramos a los niños a nadar, los lleváramos cada domingo a la playa y a las siete de la tarde recogiéramos cien ahogados", grafismo que utilizó para apoyar su creencia de que "en la infancia no se hace nada" y "la atención a la sexualidad juvenil es una asignatura pendiente".

Fue así el primero en apelar a la respuesta que han de dar los institutos y la familia, asunto que suscitó distintas valoraciones sobre las actuaciones de profesores y padres.

La presidenta de la Fitapa, Pura Toste, compartió la importancia de la información, la comunicación y el diálogo entre padres e hijos para generar la confianza que se precisa para "hablar de todo", aunque admitió que suele ser lo habitual el "no admitir que los jóvenes vayan a tener relaciones tan pronto y olvidarnos de la época nuestra, porque seguimos viendo al niño".

Pero matizó que en los centros educativos es la familia la que "impide o prohíbe abordar esta cuestión", aunque cuando Raúl Díaz abogó por los padres en Canarias como "aliados de la educación sexual", la presidenta de la Fitapa rebajó sus afirmaciones a que "nos encontramos casos".

No obstante, el coordinador del programa Harimaguada recordó que la educación sexual es una asignatura transversal de la Logse y por lo tanto un "derecho del alumnado", al tiempo que subrayó que la comunidad canaria es la única en que el profesorado cuenta con un recurso como es Harimaguada.

Profesor, educador

"Es indiscutible la importancia del profesor en la educación sexual, cuando comparte al menos un tiempo igual que con la familia", destacó la consejera socialista en el Cabildo, Teresa Cruz Oval, muy crítica también con las carencias del sistema educativo y de la prevención del sistema, como cuando espetó que "ni para el Plan del Menor ni para el Plan de Servicios Sociales y Sociosanitarios "existe este problema".

Más allá, Cruz Oval advirtió de la ausencia de estudios que analicen la situación en las Islas - "a pesar de que se dice que a nivel nacional Tenerife aparece en cabeza" - , los cuales habrían de servir para poder actuar y lo que le llevó a concluir que hace que "las políticas de prevención estén desenfocadas".

E insistió en otro momento en la necesidad de "contextualizar los embarazos en adolescentes", al reseñar el "riesgo" que supone "sacar perfiles".

Mientras que Rosa Dávila intervino para recordar y advertir de que con la nueva Ley de Calidad de Enseñanza "se carga los programas transversales", a pesar de que "en Canarias ha sido donde más se ha avanzado en la Logse, y ahora puede haber un esquema completamente distinto".

Apoyó a la directora del ICM Pura Toste, al reseñar los avances que en educación sexual ha permitido la Logse, por lo cual sugirió que debería ser la comunidad canaria la que asuma esta cuestión si desapareciera en la Ley de Calidad.

También Raúl Díaz aseguró que la ley "parece primar el rendimiento académico, en detrimento de la educación para la vida", de paso que elogiaba el esfuerzo del profesorado en materia de educación sexual, y sin querer decir que esté generalizada aseguró que en la actualidad las Islas se colocan "entre lo más alto del Estado en educación afectivo - sexual".

No obstante, Cristina Darias repuntó acerca de la implicación de los padres en la educación sexual de sus hijos su preocupación por que "hay un colectivo que no demanda formación ni información, y que son padres que no acuden siquiera a reuniones normales del centro educativo".