Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP y Cs, a punto de cerrar el acuerdo de gobierno en Andalucía leer
LA OROTAVA

Seis meses de prisión por prestar un falso testimonio


EL DÍA, S/C de Tenerife
3/mar/03 10:02 AM
Edición impresa

El Juzgado de lo Penal número Cuatro de Santa Cruz ha condenado a Juan F.C.H., a seis meses de prisión y al pago de una multa de 108 euros por prestar falso testimonio en un juicio de faltas que se celebró en La Orotava, por una causa seguida contra un amigo suyo el cual le dio un puñetazo a una señora.

Según la sentencia, "el acusado compareció como testigo en un juicio de faltas tramitado por el Juzgado de instrucción número Dos de La Orotava y, pese a que presenció el puñetazo que propinó un hombre a una mujer y el cual le causó una contusión mandibular que tardó en curar una semana, afirmó en la vista oral que no sabía cómo se habían producido las lesiones".

El acusado se remitió a manifestar que el autor del puñetazo se limitó a retener a la víctima "sin empujón".

En el juicio de faltas resultó condenado el autor de las lesiones.

El fiscal calificó los hechos como propios de un delito de falso testimonio solicitando una pena de un año de prisión, así como una multa de cinco meses con cuota diaria de 6 euros (900 euros). La defensa pidió la libre absolución.

Declaración no veraz

En la sentencia del juzgado de La Orotava por un juicio de faltas se califica de no veraz la declaración del testigo - en esta causa acusado - . Pese a que se le advirtió de que prestar falso testimonio está penado con la cárcel, negó haber presenciado que su amigo y socio pegase a la mujer, causándole lesiones el 16 de marzo de 2000. Por lo que los hechos son propios de un delito de falso testimonio al haber declarado faltando a la verdad. Su versión revestía visos de credibilidad y era idónea para engañar al juez, en concreto, afirmó que presenció los hechos acaecidos el día 16 de marzo de 2000, en el portal de la casa de su socio. De este modo, negó que su amigo agrediese a la víctima. Pero se comprobó en el acto del juicio que la agresión existió como confirmó el propio autor y que Juan F.C.H. se encontraba a tan corta distancia que necesariamente tuvo que ver lo ocurrido.

LA OROTAVA