Actualidad

Irak destruye otros seis misiles y debilita los argumentos de EEUU

El cumplimiento de las exigencias de los inspectores de la ONU hace casi imposible un acuerdo dentro del Consejo de Seguridad, que se reunirá a finales de esta semana.

AGENCIAS, Bagdad
3/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

El Gobierno de Irak destruyó ayer otros seis misiles Al Samud II, que se añaden a los cuatro destruidos el sábado y hacen aún más difícil que Estados Unidos sume votos en el Consejo de Seguridad para adoptar una nueva resolución. Los trabajos comenzaron a primera hora de la mañana en el campamento Al Tayi, a unos 20 kilómetros al norte de Bagdad.

Los diez Al Samud II destruidos hasta ahora forman parte de un lote de cien que se prevé desmantelar en los próximos días, cumpliendo de esta forma la exigencia del jefe de los inspectores de la ONU, Hans Blix, quien argumenta que dichos misiles superan el alcance de 150 kilómetros, máximo permitido a Irak desde el final de la guerra del Golfo de 1991. No osbtante, Irak advirtió ayer de que el proceso se detendrá si comienza la guerra.

Los inspectores prosiguen a la vez con la destrucción de las cámaras donde se fabrican los moldes de los misiles, y en los próximos días inutilizarán sus motores y otras partes vitales. Mientras, las autoridades iraquíes les informaban ayer de la existencia de dos almacenes con importantes cantidades del bacilo del ántrax y restos de la eliminación de una tonelada y media del gas neuroparalizante VX.

La tarea de los inspectores en los próximos días será comprobar el estado de los arsenales químicos y biológicos para establecer si efectivamente fueron eliminados.

Desconfianza aliada

La destrucción de unos misiles que Bagdad siempre ha calificado de "vitales" ha sido considerada como muy importante por Hans Blix, aunque EEUU y Gran Bretaña, que acusan a Irak de ocultar gran cantidad de armas de destrucción masiva y han amenazado con lanzar un ataque para eliminarlas y derrocar al régimen del presidente iraquí, Sadam Husein, han minimizado la importancia de la medida y declarado que llega tarde.

Sin embargo, la actitud más positiva de Bagdad reforzará los argumentos de aquellos que, como Francia y Rusia, insisten en intensificar las inspecciones para verificar su desarme por medios pacíficos.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Dominique de Villepin, reiteró ayer en declaraciones a la radio británica que Francia, Rusia y muchos otros países se opondrán al proyecto de resolución, que genera el temor de que abra la puerta a una intervención militar.

El ministro no llegó a precisar si, para bloquearlo, recurriría al veto, poder del que gozan los cinco miembros permanentes del Consejo: Francia y Rusia, China, EEUU y Gran Bretaña.

Mientras, el presidente ruso, Vladímir Putin, reiteraba ayer que la crisis puede solucionarse con medios pacíficos y aseguraba que el único criterio para tomar decisiones es "seguir el derecho internacional".

El nuevo proyecto de resolución, presentado por EEUU, Gran Bretaña y España, donde se establece que Irak ha perdido su última oportunidad, probablemente será votado después de que el Consejo se reúna con Hans Blix, previsiblemente hacia finales de semana.