Actualidad

Seis muertos y 15 heridos por ataques aliados a 150 kilómetros de Bagdad

Los ataques se registraron después de que los cazabombarderos ampliaran los objetivos de sus incursiones en el área para reducir la capacidad de respuesta iraquí.

EFE, Bagdad
4/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

Seis personas resultaron muertas y quince heridas por ataques de cazabombarderos de Estados Unidos y Gran Bretaña en la zona de exclusión aérea del sur de Irak, informaron ayer fuentes oficiales iraquíes.

Los ataques sucedieron después de que los aparatos norteamericanos y británicos ampliaran los blancos de sus incursiones en el área para reducir la capacidad de respuesta iraquí ante una eventual ofensiva masiva.

Precisamente, en la zona de los ataques el régimen de Bagdad había limitado en las últimas horas los movimientos de los escudos humanos que tenían previsto desplazarse a ella con el argumento de que no podría garantizar su seguridad.

Según la agencia oficial de noticias, INA, las víctimas se produjeron en la provincia de Basora, en el extremo meridional de Irak y fronteriza con Kuwait, donde más de cien mil soldados estadounidenses esperan la orden para invadir este país.

La fuente afirmó que los ataques se registraron en la noche del domingo, pero no identificó geográficamente los objetivos alcanzados, y se limitó a precisar que se trataron de "instalaciones de servicio y civiles".

Como es habitual en estos casos, el comunicado de INA concluye asegurando que "nuestras heroicas fuerzas armadas abrieron fuego contra los aviones enemigos y les obligaron a replegarse a sus bases de Kuwait".

Blancos

Las incursiones de las cazas de EE UU y el Reino Unido tenían hasta el momento como blanco los acuartelamientos militares y los radares de la zona, para cegar los sistemas iraquíes de detección aérea.

Los últimos bombardeos tuvieron lugar, no obstante, después de que el Pentágono hubiera incrementado los objetivos de los ataques a baterías antiaéreas e instalaciones de misiles tierra-tierra iraquíes.

Esa decisión había provocado un recrudecimiento de los ataques en la zona, donde el viernes Irak informó de que dos civiles habían muerto en una primera incursión.

Portavoces militares norteamericanos aseguraron que el aumento de las incursiones aéreas aliadas había sido respondido por el Ejército iraquí con un incremento a su vez de las maniobras militares para mejorar la defensa de la región fronteriza.

Entre los grupos de escudos humanos afectados por la medida figura una misión de una treintena de pacifistas españoles procedentes de Asturias que habían llegado ayer a Bagdad y que tenían previsto viajar hoy a la ciudad de Basora, la capital provincial y de todo el sur de Irak.