Dinero y Trabajo

La COAG denuncia que papas de Israel y Chipre se comercializan como canarias

El presidente de esta organización aseguró que desde mediados de febrero han entrado tubérculos de esos países que, aunque importadas de forma legal, suponen "un fraude al consumidor", ya que se venden de forma "engañosa" y a un precio muy superior al de producción.

EL DÍA/EFE, Tenerife/Las Palmas
4/mar/03 15:50 PM
Edición impresa

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de Canarias denunció ayer la importación de 640 toneladas de papas de Israel y Chipre que se comercializan de forma "engañosa" para hacerlas pasar por canarias.

Según la COAG se comercializan en cajas y con tierra por encima, como si fuesen papas canarias recogidas recientemente en el campo de las Islas, con el fin de confundir a los consumidores para que crean que compran un producto local.

Estos tubérculos procedentes de Israel y Chipre se encuentran en los mercados de Tenerife y Gran Canaria, aunque en mayor medida en la segunda isla.

Comprobar etiquetas

El titular de la COAG, Rafael Hernández, recomendó a los consumidores que comprueben el etiquetado que todas las papas deben llevar como única forma fiable de conocer su verdadero origen.

Los precios elevados de las papas de importación no benefician a los productores canarios, como se podría pensar, ya que cuando el consumidor encuentra un producto muy caro, deja de comprarlo y opta por otro. Cada canario consume unos 41 kilos de papas al año, uno de cómputos per cápita más altos de España, aseguró el presidente de la Coordinadora, quien insistió en que se proteja la producción local como forma de controlar los precios en el mercado y para defender el sector agrícola.

Los problemas a que se enfrentan los agricultores han motivado que, mientras en 1991 la superficie de tierra cultivada de papas en Canarias ascendía 8.909 hectáreas, en 2001 se había reducido a 4.961 hectáreas, siempre según Rafael Hernández.

La entrada de papas con tierra en Canarias, como las de Israel y Chipre, suponen además un elevado riesgo fitosanitario, ya que pueden introducir plagas que ahora no existen en el campo de este Archipiéago y destruir los cultivos, advirtió. Hernández acusó al consejero autonómico de Agricultura, Pedro Rodríguez Zaragoza, de mala gestión y de inhibirse ante los problemas que vive el campo. Los agricultores, dijo, "están hartos" de que las autoridades canarias aseguren que no pueden hacer nada a pesar de las denuncias que han presentado por diversas irregularidades.

Este periódico intentó conocer, sin éxito, la versión de los hechos del Ejecutivo autónomo.