Carnaval
LO ÚLTIMO:
El Tenerife evita la derrota en el minuto 96 leer

Última hora: Bin Laden está en Tenerife

¡No es mentira! En la calle de San José estaba también Isabel Pantoja, la bruja Lola, militares alemanes, cocineros y hasta el servicio de urgencia de los hospitales... ¡Tanto hablar de la inmigración y Santa Cruz estaba llena de chinos la noche del lunes!

HUMBERTO GONAR, S/C de Tenerife
5/mar/03 0:47 AM
Edición impresa
Tuuu. Tuuu. Tuuu. "Se ha puesto usted en contacto por el periódico EL DÍA y Radio El Día , nuestros operadores están todos ocupados, en breve le atenderemos".

-"Sí..."

-¡Rápido, rápido!

-"Buenas noches, periódico EL DÍA".

-¡Pásenme con el subdirector! (Tata, taratá, taratá...).

-Sección de Cierre, di...

-¡Muchacho, soy Humberto! Dile rápido a Joaquín que acabo de ver a Bin Laden en la plaza del Príncipe.

-Sí, y yo soy Caperucita Roja...

-Déjate de quedaditas. ¿Qué hago? ¿Te doy los datos y tú haces la crónica?

-¡Olvídate! El periódico ya está en máquina. ¡Tío, son las tres de la mañana!

-¡O sea, que sacamos una segunda edición cuando comenzó la guerra del Golfo y ahora que tenemos la exclusiva de que Bin Laden está en Tenerife, no! Además, ¿y si había alguien allí de "La Opinión" o del "Diario"? Yo te cuento y luego haces lo que quieras.

Estaba bajando por la calle de El Pilar. Eran poco más de las 12 de la noche... Un tío con una sotana negra andaba haciendo zig-zag. De pronto, me llamó la atención que llevaba un gorro igual a los que usan los judíos de La Meca. De repente, ¡va y mira para mí! ¡Era él! ¡Lo vi! Alto. Delgado. Barba larga y descuidada. ¡Fíjate! Hasta llevaba unas gafas de sol... ¿a quién si no se le iba a ocurrir ir con esa pinta en plena medianoche?

Lo seguí hasta la plaza del Príncipe. "Vamos ahora a recordar canciones de siempre", dijo un tipo que estaba en el templete. ¿Se cree que me van a despistar a mí! ¡El nota ése tiene a toda su gente en Tenerife! ¡Con el rollo de no a la guerra... va y se vino para aquí!

Salió por la parte de atrás, cerca de la Biblioteca Municipal. Allí casi se tropezó con... ¡No te lo vas a creer, pero estaba Isabel Pantoja! ¡Por cierto, cómo está la Seguridad Social! ¡Donde estaba antes el chicharro estaba un grupo de médicos, entre ellos cinco o seis "tetólogas"! Para mi gusto, que en esto está también metido el diseñador del traje de EL DÍA, Juan Carlos Armas: Estaba con la aspirante, Yurena González, en la zona de El Águila, vestido de gimnasta rítmica con cintas... Se creerá que no lo conocí. Luego, se fue a la calle de San José, donde había una carroza. Allí se encontró con Bin Laden, una momia - ojo, que no me estoy metiendo con Juan Viñas - , y hasta tres militares alemanes que vestían sus galas en plena madrugada, ¿qué te crees? ¿qué estoy loco? ¡Lo vi con estos ojitos!

Bin Laden se dio cuenta de que lo seguía y se metió por el callejón del Corinto, entre los "rabinos". ¡Menos mal que la gente de Santa Cruz dice que se va al Sur por estas fechas y dejaron libres las calles porque...! Tanto criticar las murgas el tema de la inmigración y después resulta que nadie cuenta los miles de chinos que estaban la noche del lunes al martes en la zona del Castillo, plaza de La Candelaria, Alameda, Villalba Hervás y San José.

En medio de empujones, lo seguí. ¡Se quiso echar a correr! Por cierto, hay que ver cómo está la guardia civil. Me da lo mismo que lo escribas también. Si quieres, hasta me lo firmas a mí: Había un guardia que se estaba "metiendo un lote" con una presa... ¡Connivencia! Otra cosa: Hablan de solidaridad, y del "Nunca mais"... Te prometo que había un montón de solidarios de Galicia en la calles de Santa Cruz...

Pistas

Lo más que me mosqueó es cuando subía por San José. "¡No pares, sigue, sigue!", escuché de unos altavoces. Seguí más arriba: "Hay que ser torero..." ¡Qué torero, ni torero! Me pregunté. ¡Qué insensata es la gente! ¡Claro, como ellos son chinos...! "Marcha, marcha, queremos marcha"... decían un poco más arriba. ¡"Ave María", cómo está el mundo! ¡Miles de vidas en peligro, y aquí con cartelitos de haz el amor y no la guerra, y diciendo "quiero bailar toda la noche"! Menos mal que a alguien se le ocurrió poner cordura: "¡Que la detengan, es una mentirosa, malvada y peligrosa!". ¡Lo ves, no soy yo solo, las trescientas personas que estaban en la cafetería San José también vieron a Bin Laden, hasta le dijeron: "Que se mueran los feos". Eso ya me mosqueó. Otro dijo: "No me llames iluso porque tenga una ilusión". Finalmente, se descubrió: "¡Soy yo, la que vivo aquí!".

De nuevo en la parte del Águila, me encontré con Diego Berto Rodríguez Gil, ex presidente del Organismo Autónomo de Carnaval en la época de Maribel Oñate. ¡Le pasó casi como a Dertycia! Estaba medio calvo y ahora tenía una melena rubia que le llegaba a la cintura. Con tirabuzones incluidos.

Le perdí la pista a Bin Laden. Por cierto, qué rico están aquellos quesos gigantes que andan... ¡Te prometo que es verdad! Eran pedazos del "Caserío" andantes... y yo también me fío. De nuevo, cerca de la plaza del Príncipe. Perros a dos patas caminando, y hasta bailando... ¡y es que lo que no hagan los Actimel...!

Lo intuyo. Con esto de la declaración de Aznar a Bush, decidí ir a la plaza de España, por temor a un atentado. Miles de personas estaban allí también, hasta un par de cocineros, enfermeras y... payasos del circo Cárdenas... ¿pero no se había ido ya de Candelaria?

Cerca de la puerta del Cabildo, unos jóvenes emperchados pero en calzoncillos. ¡Cómo está la gente! Tanto protocolo, tanto postín, y luego salen así. Por allí pasa un zar que, si no fuera por lo extravagante de la indumentaria, juraría que es Augusto Brito... ¡Pero si en Santa Cruz quien manda es Zerolo con ATI, y Brito es del PSOE! No entiendo nada.

Bueno, yo te lo mando, y tú has lo que quieras. Además, como ahora hay Carnaval, igual hasta me dices que la gente estaba disfrazada. Para mí que esto es la guerra.