Tenerife Norte

"Mátala, negro"

La culebra es el símbolo del poder, y con el ritual, que en La Habana concluía en el patio del Palacio de los Capitanes Generales, se satirizaba el sistema esclavista imperante. Ahora retoman este acervo etnográfico los colegios públicos de Puerto de la Cruz.

C. BARRETO, Puerto de la Cruz
5/mar/03 18:35 PM
Edición impresa
C. BARRETO, Puerto de la Cruz

Una tradición que se pierde en la lejanía de los tiempos entra en los colegios de Puerto de la Cruz. "Mátala, negro" es el grito que emerge de las entrañas de la cultura afrocubana y que durante siglos ha arraigado en el acervo etnográfico isleño bajo la representación popular de "Matar la culebra", que se revive como una fuente más de conocimiento en los colegios de Puerto de la Cruz, en el contexto del Carnaval.

En los cinco colegios del municipio ("Tomás de Iriarte", "Punta Brava", "César Manrique", "San Antonio" y "La Vera"), se han impartido los talleres de representación de matar la culebra, donde el personal de Cultura se ha encargado de informar a los niños sobre el origen, evolución y significado de esta tradición y de asesorarles en la confección del instrumental y accesorios necesarios para desarrollarlo.

Este periódico asistió a una puesta en escena en el polideportivo del Colegio Público La Vera a cargo de alumnos de primaria, con el asesoramiento de los profesores, y bajo la dirección del responsable del taller, Miguel Ángel Toledo.

Cada uno de los colegios representa el "Mataculebra", primero en el mismo centro escolar y, a continuación, en sus alrededores, para terminar regresando al colegio, como fue el caso del colegio La Vera, el viernes pasado con un desfile de uniforme de época.

Pero no todo acaba en los colegios, dado que hace algunos años se escenifica el ritual el lunes de Carnaval entre las calles Santo Domingo y Quintana y plaza del Charco.

Cultura popular

"Matar la culebra" es uno de los más destacados y originales exponentes de la cultura popular en Puerto de la Cruz. En la isla de Cuba, su escenificación tenía lugar durante la fiesta del día de Reyes. La culebra es el símbolo del poder, y con el ritual, que en La Habana concluía en el patio del Palacio de los Capitanes Generales, se satirizaba el sistema esclavista.

A comienzos de la década de los cincuenta, ya se había dejado de representar en la capital cubana.

"Manuel Catalina"

En diversas poblaciones del archipiélago, progresivamente, se fue abandonando la costumbre, excepto en el Puerto de la Cruz, donde había sido introducida a finales del XIX por un retornado cubano llamado Manuel Díaz, popularmente conocido por "Manuel Catalina".

En manos de sus descendientes se mantuvo viva la tradición hasta que, a mediados de los años ochenta del siglo pasado, se abandonó para ser recuperada de nuevo mediada la década siguiente.

El profesor tinerfeño Manuel J. Lorenzo Perera se ha destacado por el estudio de este fenómeno etnográfico y se ha implicado, en gran medida, en su rescate y difusión.