Actualidad

Powell asegura que Sadam se rearma mientras destruye los "Al Samud 2"

El secretario de Estado de EE UU señala que la aparente cooperación de Bagdad con los inspectores es una estrategia para confundir y dividir a la comunidad internacional.

COLPISA, Nueva York
6/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

El secretario de Estado de EE UU, Colin Powell, acusó ayer al régimen de iraquí de fabricar nuevas armas al mismo tiempo que destruye los misiles "Al Samud 2", para así hacer creer que está cumpliendo con las exigencias de los inspectores de armas de Naciones Unidas.

Según Powell, "Sadam Husein no ha tomado la decisión política y estratégica" de destruir las armas de destrucción masiva, tal y como le ha exigido el Consejo de Seguridad de la ONU.

En una intervención ante el Centro de Estudios Estratégicos de Washington, Powell volvió a declarar que, según informes recientes de sus servicios de inteligencia, Irak está tratando de esconder las armas de destrucción que posee.

A finales del pasado mes de enero, afirmó, el Ejército iraquí trasladó armas prohibidas a un escondite próximo a la frontera con Siria y el mismo mes desplazó más armamento a camiones aparcados en "barrios populares cerca de Bagdad" para que no pudieran ser detectados por los aviones de espionaje U-2 de los inspectores de armas.

Según él, la aparente cooperación actual de Bagdad con los inspectores forma parte de una estrategia para confundir y dividir a la comunidad internacional. "Sadam ha vuelto a jugar el juego que lleva jugando durante más de once años para distraer la atención, para tratar de que desistamos de nuestra voluntad", afirmó.

Sin evidencias

Powell reiteró que no existe una verdadera evidencia de que Sadam quiera realmente desarmarse ni cooperar con los inspectores de la ONU. "El verdadero debate no es acerca de los inspectores. Aquí no se trata de determinar si las inspecciones de armas deben o no prolongarse, sino si Irak ha tomado la decisión estratégica, la decisión política de renunciar a esas horribles armas de destrucción masiva", declaró.

"Los pocos y tardíos gestos de Irak no sólo pretenden retrasar la acción contra el régimen de Sadam, sino que uno de sus principales objetivos es dividir a la comunidad internacional. Ese intento debe fracasar". "Existen divisiones entre nosotros", dijo en referencia a la postura de Francia, Rusia y Alemania en el Consejo de Seguridad. "Si siguen estas divisiones, parecerá que Sadam tiene razón. Pero les aseguró que está equivocado", advirtió.