Tenerife Norte

El PP realejero se muestra abierto a cualquier pacto postelectoral

El candidato conservador, Sebastián Ledesma, considera que el proyecto socialista local se ha agotado, pero no descarta ningún acuerdo tras los comicios, que se presentan especialmente inciertos en el municipio.

EL DÍA, Los Realejos
7/mar/03 18:35 PM
Edición impresa
EL DÍA, Los Realejos

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Los Realejos, Sebastián Ledesma, fue designado recientemente candidato de los conservadores a la Alcaldía. Aunque se mostró muy reticente al principio, la insistencia de sus compañeros y el temor a diluir el trabajo desarrollado desde 1995 por el comité local le convencieron para encabezar una lista que, según recalca, se marca como principal objetivo mantener o ampliar el número de concejales (ahora tienen tres) y alcanzar el gobierno para "modernizar" la localidad, para lo que no descarta ninguno de los pactos posibles con el resto de fuerzas en un municipio de incierto resultado por la actual mayoría minoritaria del PSOE.

Ledesma asegura que el proyecto socialista local se ha agotado. Sin embargo, y aunque cree que en democracia resulta esencial la alternancia, ni siquiera descarta un posible acuerdo postelectoral con el PSC, resaltando la libertad con la que siempre se ha movido el PP local y aludiendo a lo ocurrido durante el presente mandato en El Tanque, si bien el pacto entre socialistas y conservadores en este caso se rompió hace unos meses.

De su programa, el candidato popular destaca la intención de generar suficiente capacidad económica como para que el municipio "pierda ese apelativo de ciudad dormitorio". También insiste en la necesidad de una buena gestión que propicie ahorro; un acercamiento "real" de la administración mediante oficinas en zonas como Palo Blanco, Cruz Santa, Icod el Alto y Toscal-Longuera; convertir el consistorio en agente activo en la promoción de viviendas para personas necesitadas y en desarrollar "de una vez" el polígono industrial, que tendría pequeños complementos en los barrios para instalar empresas molestas (carpinterías...).

También se propone acabar con los continuos presupuestos prorrogados, escuchar "a fondo" a las entidades ciudadanas para desarrollar proyectos como el plan de barrios, "del que ahora carecemos", o fomentar el sector primario con ayudas a unas cooperativas "despolitizadas".

El PP también se compromete a concluir las instalaciones deportivas pendientes y a crear parques infantiles.