Tenerife Norte

El tesoro de Tigaiga

La cordillera que cierra el Valle de La Orotava por el oeste es un reducto para la laurisilva y un refugio para el pinzón azul y las palomas rabiche y turqué, amenazados por antenas y torretas.

EL DÍA, Los Realejos
7/mar/03 18:35 PM
Edición impresa

EL DÍA, Los Realejos

Los nueve kilómetros de longitud y más de 500 metros de desnivel medio de la ladera de Tigaiga forman la gran pared que limita por el oeste el Valle de La Orotava y encierran un valioso ecosistema que sirve de refugio a aves como el pinzón azul o las palomas de la laurisilva. El consejero insular de Medio Ambiente, Wladimiro Rodríguez, considera que este paisaje protegido "no retrocede, sino que se recupera con el paso del tiempo". Sin embargo, colectivos ecologistas como Halcón Tagarote o ATAN advierten del daño y la amenaza que suponen para su conservación la proliferación de antenas y torretas eléctricas, así como el auge de actividades como los "safaris" en todoterreno o las excursiones en bicicletas de montaña.

La cordillera forma parte del Paisaje Protegido de Los Campeches, Tigaiga y Ruiz desde 1987 y fue declarada por la Unión Europea como Zona de Especial Protección para las Aves.

El concejal realejero de Medio Ambiente, José Dámaso López Febles (PSOE), afirma que este entorno es un espacio privilegiado, "que se debe conservar a toda costa". El edil destaca la labor desarrollada por el Cabildo en los últimos años, ya que ha permitido la recuperación de la laurisilva y la eliminación del pino insigne y los eucaliptos introducidos en el pasado.

Rodríguez coincide con López Febles al lamentar los daños ocasionados en Tigaiga por los últimos incendios y temporales de viento, aunque subraya la "buena salud" del paraje y anuncia futuras actuaciones para seguir reintroduciendo el monteverde.

El Movimiento Ornitológico Halcón Tagarote opina que el tradicional aislamiento de Tigaiga es lo que ha hecho posible su conservación: "No la intervención de las administraciones, que han permitido la barbaridad de dejar que se plantaran de forma indiscriminada torretas y antenas en este lugar de indudable belleza paisajística y gran riqueza vegetal y animal".