La Laguna

La avenida de Los Menceyes afronta ya una importante fase de remodelación

El acto simbólico de colocación de la primera piedra sirvió para iniciar los trabajos de una actuación que resolverá el tráfico en la carretera general que enlaza la capital y La Laguna. El plazo estimado es de 18 meses y su presupuesto asciende a cerca de 11,6 millones de euros.

EL DÍA, La Laguna
8/mar/03 14:22 PM
Edición impresa

El vicepresidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín, junto al consejero de Obras Públicas del Ejecutivo, Antonio Castro; el viceconsejero de Infraestructuras, Gregorio Guadalupe, y la alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, estuvieron ayer presentes en el acto que dio el "pistoletazo de salida" a la segunda fase de construcción de la avenida de Los Menceyes, que discurrirá entre el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y Vistabella, en La Cuesta.

Todos ellos coincidieron en el espaldarazo que esta transformación dará a la arteria en el futuro. El plazo estimado será de 18 meses y su presupuesto por contrata asciende a 11,6 millones de euros, más las expropiaciones, que costarán 5 millones (de las que se hará cargo el ayuntamiento).

El tramo afectado por las obras comprende 2,880 kilómetros, y contará con calzadas de nueve metros, de dos carriles de 3,5 metros de ancho y aparcamientos de dos metros a cada lado de la vía.

Otros elementos estructurales consistirán en la construcción de una rotonda con un paso a distinto nivel de catorce metros de ancho para el tránsito inferior de cuatro carriles en el cruce con la avenida de Las Palmeras, en Finca España.

Asimismo, se hará una reestructuración de los sistemas de abastecimiento y evacuación de aguas para optimizar su uso y se construirán bóvedas en los barrancos de El Gomero, Macario y San Joaquín para el encauzamiento de aguas. Se colocará una red de evacuación de aguas de lluvia que se verterán a los barrancos colindantes y se sustituirán los canales de riego existentes.

Asimismo, se colocará alumbrado público, señalización luminosa y vial. También, canalizaciones para las redes de alta y baja tensión y de telefonía, junto con medidas embellecedoras de jardinería. La transformación de la vía implica la expropiación de propiedades que serán demolidas, por lo que el proyecto prevé una partida para el remate de las fachadas y para el cerramiento de las parcelas resultantes de la eliminación de las edificaciones.