Dinero y Trabajo
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Canarias le exige al Estado que busque una solución al gas radón leer

Falta agua suficiente y de CALIDAD para el riego

Todos los invitados al debate admiten que éste sigue siendo un capítulo pendiente, pese a que es esencial para recuperar las medianías. No se cuenta aún con la infraestructura adecuada.

9/mar/03 15:50 PM
Edición impresa

La falta de agua es uno de los principales "cuellos de botella" al que se enfrentan los cultivos de medianías, coincidieron los contertulios.

Fernando Jiménez insistió en que hace falta una mayor dedicación en este aspecto. Admitió que existen proyectos dentro del plan de regadíos que está haciendo el Cabildo de Tenerife, como es el caso del relativo a la zona de Fasnia, aunque, insistió "se puede hacer más". El titular de Asaga fue más allá y denunció que en el Norte, "muchas veces se pierden bastantes cosechas por falta de agua", por lo que reivindicó más actuaciones en este sentido.

Por su parte, Eladio Morales agregó que para garantizar el suministro de agua es necesario un esfuerzo de coordinación. Señaló que Asaga está jugando un papel importante y es necesario que con el Gobierno y el Cabildo se vea cómo sacar adelante el Plan Hidrológico Nacional, que contempla actuaciones con nombres y apellidos.

Respecto a la actual situación de riego en el Sur, puntualizó que "es una auténtica barbaridad". No obstante, admitió que "con la desaladora de Las Américas se queda agua atrás en una cantidad importante y hace que sea al menos más fácil conseguir agua". Sin embargo, denunció que todavía queda por conseguir mejoras en los precios.

El Cabildo tinerfeño, reconoció Wladimiro Rodríguez Brito, juega un papel importante en la red de riego, que "ha mejorado mucho aunque queda bastante por hacer". Acto seguido, replicó a Jiménez que el agua no es el motivo de que los agricultores del Norte no siembren papas.

Al respecto, explicó que la zona de Acentejo se ha visto mejorada. Entre los logros se refirió a la balsa de Archifiras, en Fasnia, al mismo tiempo que, señaló, se ha concluido otra balsa en Trevejos.

No obstante, recordó que en cuanto al abastecimiento de agua se perdió una importante baza cuando se aprobó la actual ley. Señaló que, en dicho momento, "peleó" por una normativa que diferenciara el agua de la agricultura y la de los turistas y campos de golf, con el fin de que no existiese una competencia desleal de precios, asunto que, dijo, "se perdió". En su opinión, "es injusto que el agua para los turistas esté al mismo precio que la de regar". Recordó que en dicho momento defendió también la puesta en marcha de desaladoras.

No envenenar la tierra

Por su parte, Manuel Reyes se refirió al caso concreto de San Juan de la Rambla, donde, dijo, pese a que existe una red de agua potable puesta, por los altos de este municipio, La Guancha y Los Realejos, "no tenemos agua cuando la necesitamos para regadío y la que tenemos, si no se trata, envenena la tierra", ya que tiene mucha conductividad.

Reyes reconoció la labor hecha por el Cabildo en dicha zona, con la construcción de la presa de Llano de Mesa, en 1987, que fue seguida de una red de regadío, garantizando el riego en los 600 metros.

Sin embargo, señaló que quedan aspectos pendientes. En este sentido, apuntó que el Cabildo de Tenerife realizó recientemente un depósito regulador en el monte, a 1.700 metros de altura, con el fin de poder coger agua en caso de incendios, mientras que el sobrante del depósito va, por una tubería a la presa. Sin embargo, afirmó, al no haberse creado plantas secundarias no se puede regar. Esta cuestión fue trasladada al presidente del Cabildo, así como el problema de la calidad de las aguas. Pero, desde la Corporación Insular se avanzó que no puede acometerse de forma conjunta, ya que el tratamiento de aguas forma parte de un proyecto más amplio para la zona de San Juan de la Rambla, La Guancha e Icod el Alto, dijo.