Tenerife
EDITORIAL

- Desarrollo sostenible y verdadero - Asuntos para no olvidar


9/mar/03 12:14 PM
Edición impresa

EL MINISTERIO de Medio Ambiente ha emitido la declaración de impacto ambiental del puerto de Granadilla de Abona que, según las previsiones, comenzará a construirse en el plazo de año y medio como máximo. El documento constata que la obra no atenta contra el medio ambiente o, al menos, que es viable, y supone un gran avance para la puesta en marcha del dique, fundamental para el progreso de Tenerife.

La multitudinaria manifestación contra el tendido de Vilaflor fue un importante aviso a navegantes para que las grandes obras se ajusten a las normas y no atenten jamás contra nuestro entorno, bello y escaso. Todos, absolutamente todos, se dieron cuenta del error y decidieron recular. Ahora bien, todo avance, toda construcción, por ley, deja unas secuelas en el paisaje. Incluso las autopistas, los aeropuertos y todos esos instrumentos que nos permiten movernos hoy en día con absoluta facilidad por la Isla o por el mundo.

Si asumiéramos el ecologismo con extremismo, retornaríamos a la Edad de Piedra, está claro, por lo que deberemos tender, sin duda, hacia el desarrollo sostenible. Que los proyectos para la construcción del puerto de Granadilla, para el cierre del anillo insular o para la segunda pista del aeropuerto "Reina Sofía", por poner algunos ejemplos, sean lo suficientemente respetuosos con el medio ambiente como para llevarlos a efecto. Es posible - de hecho, se ha logrado en otros lares - y muy necesario para el futuro de Tenerife. Lo de Granadilla, si es verdad, que no lo dudamos, puede ser el camino correcto.

Asuntos para no olvidar

* Llegan buenas noticias desde la Unión Europea. El comisario de Política Regional, Michel Barnier, ha remitido una misiva al aún presidente canario Román Rodríguez en la que asegura que el mantenimiento del estatuto específico de las regiones ultraperiféricas está bien encauzado. ¿Sólo bien encaminado o garantizado? El matiz es fundamental.

* El propio presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, Fernando de Lorenzo, ha solicitado que se incremente el número de juzgados de Instrucción y de lo Penal en el Archipiélago, ya que los existentes no son suficientes para implantar, en el mes de abril, los juicios rápidos. ¿Cuándo se acomodará la Justicia al siglo XXI? El problema, está claro, precisa de grandes inversiones con urgencia y las Administraciones deberían rascar las arcas para ello. De lo contrario, estamos abocados al fracaso. ¿Es justo?

* Las listas de espera para entrar en quirófano siguen trayendo cola, y nunca mejor dicho. Los sindicatos estiman que son interminables; la Consejería se desgañita afirmando que el plan de choque es un auténtico éxito. Ante la falta de entendimiento, que sean los propios ciudadanos en situación delicada los que opinen. Mucho nos tememos que los improperios se van a oír hasta en San Borondón.

* Ayer se celebró el Día Internacional de la Mujer. Quitamos lo de trabajadora porque todas ellas lo son, tanto si salen de casa como si no. En las Islas, en España, las féminas gozan de mayores beneficios y posibilidades que hace unos años, pero no se ha logrado aún la anhelada y necesaria igualdad. El reto de nuestros gobernantes debería ser legislar para que no existan diferencias entre hombres y mujeres, pero es preciso también que la sociedad reste ingentes dosis de machismo. Sólo así se equipararán ambos sexos.

*** *** ***

EL SISTEMA ELECTORAL canario sólo contenta a los partidos, agrupaciones o coaliciones que con él salen beneficiados en cada cita con las urnas. Coalición Canaria ha logrado, con el apoyo del Partido Popular, que no se modifiquen los topes para lograr escaño. En la actualidad, cada formación debe obtener el 30 por ciento o más de los votos en cada Isla para acceder a las instituciones o al menos el 6 por ciento en el conjunto del Archipiélago. Así, se pueden quedar sin representación unas siglas respaldadas por 40.000 votos y ganar escaños otras con 5.000. ¿Les parece justo? No lo es. Y fíjense en el tiempo que han tardado nuestros parlamentarios en no hacer absolutamente nada: más de dos años.

¿Y las listas abiertas? ¿Por qué un ciudadano se ve obligado a votar una plancha completa cuando su confianza está depositada en una persona que figura en quinto puesto? ¿No puede ocurrir? Algún miedo extraño debe provocar este detalle que nadie se plantea modificar el sistema.

La verdadera democracia no se alcanzará en este país hasta que las listas electorales sean abiertas, libres... vacías de intereses y de conflictos entre los líderes de cada fuerza política.

EDITORIAL