Dinero y Trabajo

La ACUICULTURA, un negocio con futuro

Los especialistas que hay en este sector confían en que de aquí a cinco años se puedan comercializar hasta 50.000 toneladas de pescado de cultivo en el Archipiélago, incorporando nuevas especies que ya están en estudio a las habituales doradas y lubinas.

MIGUEL A. RUIZ, S/C de Tenerife
10/mar/03 15:50 PM
Edición impresa

La acuicultura es un negocio floreciente en las Islas, con un futuro esperanzador.

Desde hace cinco años el Archipiélago ha comenzado a desarrollar una incipiente industria acuícola, que ha tenido un rápido crecimiento.

En diciembre de 2000 existían seis empresas dedicadas a esta actividad en Canarias, radicadas en Tenerife y Gran Canaria. En la actualidad son 30 las que se dedican a la industria acuícola en las Islas.

La Asociación de Acuicultores de Tenerife (Acuten), lleva funcionando desde 1998 y en la actualidad la integran catorce empresas. Ésta a su vez pertenece a la Asociación Canaria de Empresas Acuicultoras (Acea) y a la asociación nacional del sector, Apromar.

Acuten ha creado una empresa en el Archipiélago denominada Dylcan SL (Doradas y Lubinas de Canarias) para comercializar el pescado procedente de la acuicultura.

Durante 2002, según el presidente de Acuten, Ricardo Barbato, Dylcan comercializó casi dos mil toneladas de pescado (doradas y lubinas) procedentes de este tipo de cultivo marino.

Las concesiones dadas a Acuten están instaladas en Los Cristianos y pronto habrá más en Adeje.

Otras explotaciones en la Isla están ubicadas en San Andrés y Los Gigantes.

En Tenerife, catorce empresas están asociadas a Acuten y otras cinco, que no pertenecen a ninguna asociación, también se dedican a esta actividad productiva.

A nivel regional son unas 30 empresas las que se dedican a producir mayoritariamente lubina y dorada, de las que una, que se encuentra en Lanzarote, se dedica al atún.

Ricardo Barbato manifestó a EL DÍA que la acuicultura es "ahora mismo una actividad ilusionante, que puede representar en un tiempo no muy lejano entre el 18 y el 20% del Producto Interior Bruto de Canarias. De aquí a cinco años podremos estar comercializando 50.000 toneladas de pescado de cultivo en Canarias, incorporando nuevas especies que ya se están estudiando".

Esta actividad recibe ayudas de la Unión Europea y del Gobierno de Canarias que representan el 20% del capital que se necesita para poner en marcha una empresa de acuicultura.

En opinión de Barbato, "los canarios podemos producir pescado de cultivo como en ninguna parte de Europa, comercializarlo durante todo el año y sacar tallas que no las puede producir nadie por las magníficas condiciones climáticas que tenemos aquí. En las Islas el pescado crece durante todo el año y, además, la calidad del producto es muy buena".

Sigue la investigación

En la actualidad, los especialistas están llevando a cabo trabajos con el bocinegro, el lenguado, el medregal, el sargo, el pulpo y otras especies para emplearlas en un futuro en la acuicultura.

El titular de Acuten aseguró que esta actividad productiva existe "porque lamentablemente se han cargado los mares. Lo mismo pasó en la tierra con los animales salvajes, que desaparecieron y el hombre ha tenido que recurrir a la ganadería, las granjas de pollos y demás".

Ricardo Barbato indicó que esta actividad "ni mucho menos ha tocado techo" para garantizar que en Tenerife "se podría llegar fácilmente a las 25.000 toneladas anuales de pescado".

Barbato destacó que Dylcan es la segunda empresa en venta de pescado de cultivo a nivel nacional.

En España se consumen al año 30.000 toneladas de pescado procedentes de la acuicultura y sólo se producen 12.000. El resto viene de fuera.

El presidente de Acuten también manifestó que la pesca tradicional y la acuicultura son "perfectamente compatibles", para añadir que "no competimos con ellos, ya que nosotros no comercializamos los pescados que se capturan en el mar. Es más, del pescado que nosotros producimos sólo se queda en el Archipiélago un 20%, lo demás se exporta, principalmente a la Península, Estados Unidos, Canadá y recientemente, hemos abierto mercado en Alemania. Y, además, las divisas de esta acuicultura se quedan en Canarias y creamos empleo en las Islas. No es demagogia".