Vivir

"Primero ayúdate tú"

La pérdida de la autoestima ya es un mal tan común en la sociedad, que propicia la aparición de cursos de ayuda para resolver el problema.

EL DÍA, S/C de Tenerife
10/mar/03 1:09 AM
Edición impresa

La autoestima se ha convertido en un concepto destacado en el desarrollo normal de la vida de las personas debido a la realidad social en que se mueven. En el trabajo, en la vida familiar, en las relaciones de grupos... Todos necesitan de una confianza capaz de desenvolverse en los conflictos y situaciones en las que nos encontramos a diario. Es en estos momentos cuando la autoestima se vulnera, decrece, se deteriora o enriquece y necesita de un encauzamiento apropiado.

Para ayudar a buscar un camino a este tipo de inconvenientes, han proliferado los cursos de autoestima con la intención de abordar este concepto tan manejado e interesante y con los objetivos de poder calibrar el estado de la autoestima personal.

La directora de uno de esos cursos, Nieves López Zubicaray, afirma que organiza un taller con la finalidad de conseguir "un acercamiento al individuo, entendiendo que la autoestima es lo primero que se vulnera cuando existe un conflicto. Éste puede ser puntual o arrastrado en relación a la historia o a la biografía familiar o laboral".

"A todos se nos altera la autoestima en algún momento y cuando esto sucede, puede llegar a planos más internos", por lo que la organizadora del taller considera que, "desde ahí, uno puede encontrar más o menos recursos para afrontar las situaciones creadas, como por ejemplo, las derivadas de separaciones, fracasos afectivos..."

López Zubicaray señaló que el curso que ella prepara tienen una filosofía: "Primero ayúdate tú, que luego la ayuda que quieras dar a los demás saldrá sin esfuerzo. Todos proyectamos nuestras limitaciones al exterior y, en esa medida, permitimos que la gente vaya encontrando sus propios recursos".

Lo que sí hay que evitar siempre es "dirigir algo, ni hacer una fotocopia de una persona. Cada uno tiene que encontrar, con todos los recursos que tiene, su propia personalidad para después ir aceptándola. Desde el momento que lo consiguen, la autoestima se incrementa".

El taller, que se celebrará del 22 al 23 de marzo, en la calle General Sanjurjo, número 71, tiene un carácter intensivo "y de alguna manera, no se profundiza excesivamente, porque al fin y al cabo, se desarrolla durante un fin de semana. En este periodo de tiempo la gente que ha participado en otras ocasiones mejora, sale contenta... Pero ojo, cuando se detectan planos más profundos no se pueden arreglar en este periodo de tiempo. En las jornadas, los participantes sí salen más animados. Aprenden a trabajar en grupo y a sacar algo de sus conflictos, a pesar de que no es obligatorio hablar de ellos", aseguró Nieves López.

"Al principio, los participantes que apuestan por el curso son tímidos, pero hacen rápido el grupo y enseguida se sueltan. Sólo con esto, la autoestima se ve reforzada porque los participantes se encuentran con la posibilidad de comunicarse", un problema el de la incomunicación que, según la directora del curso, "es muy frecuente".

Señaló, asimismo, que este apartado comunicación "se trabaja mucho porque a veces nos encontramos un poco aislados o solos, precisamente, por las dificultades comunicativas de nuestra época en el ámbito personal. La comunicación en grupo enriquece y con ella la capacidad de escucha. Esto hace que luego las relaciones sean más fáciles y que no nos sintamos solos", argumentó Nieves López.