Dinero y Trabajo

Las Cámaras de Comercio exigen respeto a su independencia del Parlamento canario

La proposición del Cabildo de Lanzarote "pretende politizar" a estas instituciones, advirtió ayer Ignacio González Martín, quien subrayó que una sentencia del Supremo obliga a consultar a éstas "antes de redactar disposiciones normativas que afecten a los intereses empresariales".

LLAMAMIENTO
11/mar/03 15:50 PM
Edición impresa

No desunir

Los dos presidentes de las Cámaras de Canarias se mostraron favorables a que una regulación legal promueva un consejo regional de cámaras en línea con la unidad de acción que ya practican en promoción exterior, formación y emprendeduría. Pero la regulación ahora planteada supone un retroceso de esa unidad y una división empresarial en "reinos de taifas que no benefician a los empresarios", insistió Suárez Gil. Para González Martín, la proposición de ley plantea "desunir lo unido, que tantos esfuerzos nos ha costado". Aseguró que tanto el Gobierno de Canarias, como el Cabildo y el Parlamento, han hecho oídos sordos a la petición de audiencia de ambas Cámaras para posicionarse sobre esta iniciativa. Suárez Gil remarcó que los empresarios de Lanzarote no han expresado ni una sola queja en la Cámara de Las Palmas sobre su funcionamiento, y destacó el esfuerzo que se ha hecho en la descentralización de los servicios. Suárez Gil afirmó que la creación automática de cámaras insulares promovida por la proposición de ley permite a éstas un déficit del 30% superior a sus ingresos en los primeros cuatro años, lo que supone reconocer que no serán viables, y se olvida que legalmente las cámaras deben destinar el 70% de sus ingresos a promoción exterior. De prosperar la iniciativa del Cabildo de Lanzarote, también se configuraran las cámaras de comercio como órganos dependientes del Gobierno de Canarias, lo que, junto con la financiación pública y no a cargo de sus miembros, "atenta contra su independencia".

EL DÍA, S/C de Tenerife

Los presidentes de las cámaras de comercio de Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas, Ignacio González Martín y José Miguel Suárez Gil, expresaron ayer, en una rueda de prensa conjunta, su "rechazo total" a la proposición de Ley de Cámaras del Cabildo de Lanzarote que tramita el Parlamento de Canarias, dado que, según denunciaron, no fija requisitos mínimos para poder crear cámaras en cada Isla ni pide garantías acerca de su viabilidad económica.

El texto promovido por el Cabildo de Lanzarote "permite la creación automática de cámaras insulares en unas condiciones económicas inviables", según los titulares de las dos cámaras provinciales de Canarias, que consideraron inaceptable que se pretenda aprobar una iniciativa que "pretende desunirnos", después de los esfuerzos que han realizado en los últimos tiempos para desarrollar una acción exterior común.

Propuesta inconstitucional

González Martín y Suárez Gil afirmaron que esta regulación normativa atenta contra la ley básica del Estado, es inconstitucional y, en consecuencia, "susceptible de impugnación judicial al día siguiente de su aprobación". Por eso pidieron a los grupos parlamentarios que reflexionen y dejen esta regulación para la próxima legislatura, en vez de intentar aprobarla por un procedimiento de urgencia que, a su juicio, no está justificado.

Se mostraron conformes con una regulación autonómica que pueda incluir la creación de cámaras insulares, pero siempre que se puedan mantener con las cuotas de sus asociados, y no mediante la financiación con recursos públicos.

"Hay tanta prisa por responder a las presiones políticas que no se tiene en cuenta la existencia de dos Cámaras, cuyos órganos de Gobierno han sido elegidos democráticamente el pasado mes de mayo por todos los empresarios de Canarias, por lo que la propuesta del Cabildo de Lanzarote parte de una situación ficticia", enfatizó González. Para Ignacio González Martín, la regulación propuesta es un auténtico "desatino" que incumple la ley básica del Estado en 17 de sus 42 artículos, de acuerdo con un informe del Consejo Consultivo de Canarias. También denunció que la proposición de ley "ni siquiera menciona a las cámaras existentes".