Actualidad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Manuel Valls: "Quiero ser el próximo alcalde de Barcelona" leer

España renunciaría a una nueva consulta de la ONU si no logra los 9 votos necesarios

Ana Palacio señaló que el previsto 17 de marzo no es "inamovible". Sin embargo, fuentes diplomáticas españolas indicaron que podría retrasarse "unos días, pero no más".

COLPISA, Madrid
12/mar/03 14:10 PM
Edición impresa

El Gobierno español da por perdida la votación del ultimátum a Irak en el Consejo de Seguridad a causa del anunciado veto de Francia y Rusia, pero todavía confía en lograr el apoyo de la mayoría a la propuesta que presentó junto a Estados Unidos y el Reino Unido. Pero si en las próximas horas tuviera la certeza de que no es posible reunir los nueve votos necesarios, José María Aznar es partidario de renunciar a someter al dictado de la ONU una nueva resolución, según informaron fuentes gubernamentales. España mantiene en este punto idéntica posición que el Reino Unido y ambos trabajan por lograr el mayor consenso posible en la votación prevista para el jueves o viernes de esta semana.

Aznar mantuvo el pasado lunes por la noche una conversación telefónica con el presidente de Estados Unidos, George Bush, para intercambiar información sobre la crisis de Irak. Un portavoz oficial explicó que los dos mandatarios trataron de las gestiones que realizan, junto con el primer ministro británico, Tony Blair, para lograr el mayor consenso posible en respaldo de la nueva resolución de la ONU.

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Ana Palacio, trabaja con sus homólogos sobre el texto del acuerdo y en la búsqueda de una redacción que pueda satisfacer al mayor número de países y obtener así los nueve votos que constituyen la mayoría del Consejo de Seguridad. Aznar y Bush también hablaron de los requisitos que este nuevo requerimiento puede incluir para plantear un ultimátum a Sadam Husein.

Fechas

La fecha de expiración del plazo para llevar a cabo una ofensiva bélica si Irak no demuestra su desarme también es objeto de debate. La ministra de Exteriores señaló que el previsto 17 de marzo no es "inamovible". Sin embargo, en coincidencia con EE UU, fuentes diplomáticas españolas advirtieron de que podría retrasarse "unos días, pero no más". España y el Reino Unido no cuentan con meses para negociar con los países indecisos del Consejo de Seguridad porque la Casa Blanca ya dejó claro que no aceptará la ampliación del plazo ni un mes.

Fuentes del Ministerio de Exteriores aseguran que, en estos momentos, la situación es "fluida", lo que, en lenguaje diplomático, significa que todo puede cambiar en cualquier momento en una u otra dirección. Por eso, el Gobierno español sigue creyendo que todavía es posible conseguir el apoyo mayoritario a favor de la resolución aunque resulte derrotada la propuesta a causa del veto. Aznar dedica buena parte de su tiempo a conversar con los presidentes de algunos de los países que no han aclarado cuál será el sentido de su voto, como Chile y México, para explicarles las razones que le llevan a defender a Sadam Husein.