Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Oramas (CC) da por hecho que no habrá Presupuestos y augura elecciones anticipadas leer

La UIP, bajo mínimos

La dotación de la unidad de elite de la Policía Nacional no supera en estos momentos los once agentes en Canarias, con lo que se podría poner en peligro la integridad de sus componentes en caso de servicios de riesgo. Por ahora no hay constancia de que la situación tienda a cambiar.

EL DÍA, S/C de Tenerife
13/mar/03 10:03 AM
Edición impresa

La X Unidad de Intervención Policial de Canarias (UIP), con sede en Santa Cruz de Tenerife, y que en plantilla debería contar con medio centenar de agentes, se encuentra en estos momentos bajo mínimos, por lo que, llegado el momento, se podría poner en entredicho la propia seguridad de sus exiguos componentes en caso de situaciones de riesgo, según ha podido saber EL DÍA en fuentes sindicales.

La labor desarrollada por la docena de agentes llegó en Carnaval a ser agotadora y como señaló un mando policial que prefirió guardar el anonimato, "los compañeros se comportaron como si fuera cien", tal y como lo atestiguan las más de 200 identificaciones llevadas a cabo, las 21 actas levantadas por consumo de sustancias estupefacientes y los seis detenidos por tráfico de droga.

Diversas armas blancas

Además, los funcionarios de la UIP intervinieron un stick de hockey, un cuchillo tipo jamonero, varias navajas y un destornillador de enormes dimensiones.

Si bien es cierto que en su labor de prevención de la delincuencia se vieron apoyados por los 40 compañeros de la Jefatura Superior de Policía de Oviedo desplazados a la Isla, no es menos cierto que el peso de la tarea recayó en la UIP de Tenerife.

Sin embargo, esta situación ha llegado a un límite del todo insostenible ya que o se cubren las vacantes hasta completar la cifra de la unidad o la merma en los servicios será notable. Por ahora, según estas fuentes, no se tiene constancia de que el número de agentes se vea incrementado, salvo que se agreguen de otras unidades o bien regresen los que se encuentran custodiando los dos centros de retención de inmigrantes habilitados al efecto en las islas de Fuerteventura y Lanzarote. "Entre los componentes de la unidad reina cierto malestar ya que han dado más de lo que se les podía pedir y además su trabajo no ha sido siempre reconocido", relató un funcionario.