Vivir

Más de cuatrocientas guaguas escolares piden preferencia para pasar la ITV

La espera por una modificación legal llevó a que la práctica totalidad de los vehículos de transporte escolar pasaran la inspección técnica en septiembre. La ley les obliga a hacerlo cada semestre, pero el colapso en las estaciones de la provincia les impide realizarlo en marzo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
13/mar/03 1:20 AM
Edición impresa

Más de cuatrocientas guaguas escolares de la provincia de Santa Cruz de Tenerife se enfrentan estos días a un grave dilema: este mes deben pasar obligatoriamente la inspección técnica, pero el sistema de cita previa de las ITV, unido al colapso que padecen buena parte de las estaciones de revisión, les puede llevar a dejar de circular o a hacerlo sin la documentación en regla y sin garantías suficientes de seguridad. Representantes de los transportistas solicitaron ayer al Gobierno de Canarias una solución urgente que pasa por el trato preferente.

La coincidencia en la fecha de revisión tiene su origen en un cambio en la normativa estatal sobre seguridad en los vehículos de transporte escolar. La modificación legal, decidida por el Ministerio del Interior a principios del año pasado, establecía unos requisitos técnicos para lograr el visto bueno de las ITV, demasiado rígidos, según la percepción de los transportistas de diversas comunidades autónomas y de las propias administraciones autonómicas.

La mayor parte de los propietarios de guaguas escolares esperaron a que surtieran efecto las presiones autonómicas para pasar la revisión. El Gobierno estatal flexibilizó los requisitos en verano, y ello llevó a que en el mes de septiembre se produjera una afluencia generalizada de guaguas a las ITV.

La normativa obliga a superar dicha revisión cada semestre, por lo que las cuatrocientas guaguas que la pasaron en septiembre deben acudir nuevamente a las ITV en marzo.

La oficina del director general de Industria del Gobierno de Canarias, Tomás Pulido, fue escenario ayer de una reunión en la que la Federación de Transportes solicitó al Ejecutivo alguna solución.

Pulido manifestó tras el encuentro que la única salida es otorgar un trato preferente a las guaguas escolares en los próximos días. Los responsables de Industria ya han comunicado a una de las empresas c oncesionarias del servicio de inspección la conveniencia de que estos vehículos sean atendidos cuanto antes, y hoy mismo está previsto que se le comunique a la otra.

Mayor colapso

La incógnita es la repercusión que pueden tener cuatrocientas guaguas en la actividad de las ITV, ya de por sí saturadas. En algunas de ellas, como Los Realejos, se da cita estos días para el mes de julio, por lo que un alto volumen de vehículos de servicio público a la vez podría provocar una situación de auténtico caos y hacer crecer aún más las listas de espera.

Este conflicto llega un día después de que los trabajadores de las naves de inspección hayan decidido aplazar hasta el día 28 los paros intermitentes previstos. Una de sus principales reivindicaciones es dotar a las estaciones de medios que agilicen el nivel de trabajo.