Tenerife

Melchior califica los datos sobre la delincuencia de "tomadura de pelo"

El presidente del Cabildo de Tenerife mostró ayer su "desacuerdo e indignación" con el balance estadístico que presentó el delegado del Gobierno en Canarias, Antonio López, según el cual en la Isla descendió el índice de delitos y la población percibe mayor sensación de seguridad.

EL DÍA, S/C de Tenerife
14/mar/03 12:14 PM
Edición impresa

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, mostró ayer su "desacuerdo" e "indignación" con el balance estadístico que sobre seguridad presentó el delegado del Gobierno en Canarias, Antonio López, quien a su juicio pretende "engañar al pueblo tinerfeño", lo que calificó como "tomadura de pelo".

El representante del Estado aseguraba que, entre 1996 y 2002, el número de delitos se redujo en Canarias en un 20 por ciento y eso, a pesar de que en el mismo periodo la población había crecido del orden de un 15 por ciento.

Pero, además, la autoridad gubernativa se permitió ironizar cuando comentó que, en función de estos índices, a lo mejor sería adecuado trasladar efectivos policiales de Tenerife a Gran Canaria.

A propósito, el presidente del Cabildo le replicó afirmando que "no permitiremos declaraciones que sólo pretenden disimular la realidad", al tiempo que manifestaba sus discrepancias con Antonio López, de quien dijo "ha llegado a un límite inadmisible".

En referencia a los datos de 2001, Antonio López refirió que la provincia de Santa Cruz de Tenerife registró un descenso delincuencial superior al 14 por ciento, con una incidencia notable en las zonas turísticas del Sur de la Isla, y subrayó que la población percibe una mayor sensación de seguridad.

Melchior se mostró en desacuerdo con este análisis y aseguró que "la sensación de inseguridad que percibe la ciudadanía, lejos de disminuir ha ido en aumento".

El titular de la Corporación insular recordó que la población de hecho en Tenerife es superior a la de cualquier otra Isla, y cifró el déficit del Cuerpo de Policía Nacional alrededor de los 350 agentes.

La respuesta de Interior

En cuanto al incumplimiento por parte de Interior, cuyo secretario de Estado de Seguridad se había comprometido a responder de forma inmediata a las demandas de las autoridades nacionalistas, un plazo que se cumplió a mediados de febrero, Melchior aseguró que el intento de contacto "ha sido permanente" y reconoció que la situación "no es deseable".