Vivir

El Diputado del Común revela las graves carencias de los centros de menores

Alcaide desveló ayer que las instalaciones de acogida adolecen de medios y profesionales, al tiempo que subrayó la necesidad de implantarlas en las islas menores y de que se doten de un reglamento disciplinario que evite incidentes como los ocurridos en los últimos meses.

EFE, Las Palmas
15/mar/03 1:28 AM
Edición impresa

El Diputado del Común, Manuel Alcaide, pidió ayer al Gobierno canario celeridad en la aprobación de un reglamento para el tratamiento de los menores inmigrantes bajo su protección, al tiempo que reiteró la falta de profesionales y de medios para la atención de los centros de reforma.

Alcaide hizo estas declaraciones durante su intervención en una jornada sobre "Propuestas y Retos en la Protección del Menor en Canarias", en las que se refirió a la insuficiencia de medios y centros de acogida y a la falta de un reglamento disciplinario para los inmigrantes irregulares que evite situaciones como las ocurridas en el centro de la Montañeta de Gran Canaria, donde se produjeron agresiones sexuales entre algunos residentes.

Indicó que en Cataluña, que es la región más avanzada en cuanto a tratamiento a menores, y también en Andalucía, se dispone de este tipo de reglamentos, en los que se respeta la libertad de los internos pero existe un control y una vigilancia. Los jóvenes están sometidos a una disciplina para asegurar una correcta convivencia.

Para Alcaide, los principales problemas relativos a los menores en la Comunidad Autónoma se producen en la protección de los inmigrantes y en la rehabilitación de aquellos que delinquen y se encuentran en centros de reforma cerrados, semiabiertos o abiertos.

Destacó que el Gobierno canario se tiene que "implicar de una manera decisiva" y buscar profesionales cualificados y crear más centros de reforma, pues sólo existen en Gran Canaria y Tenerife, cuando uno de los fines de la nueva Ley Penal del Menor es que el cumplimiento de las sanciones se lleve a cabo en centros próximos al entorno familiar.

Alcaide informó también de que las quejas que reciben de estos centros, en general, parten de los propios menores por la mala atención que reciben.

Mientras, la técnica del Diputado del Común Isabel de Blas informó de que la institución ha abierto tres quejas de oficio, dos el pasado año sobre las situaciones de los centros de reforma y los menores inmigrantes, y una este año acerca de los centros de acogida inmediata.

De Blas anunció que la institución se dirigirá de nuevo a la Administración autonómica para solicitar el cierre del centro de reforma para menores Hierbabuena, en el municipio de Güimar, por no reunir las condiciones para su correcta educación y reinserción.

Políticas específicas

El director general del Menor y la Familia, Francisco Candil, que asistió a al inauguración de las jornadas y coincidió con Manuel Alcaide, consideró que "estamos en un momento importante para impulsar las políticas de menores".

Candil manifestó que la experiencia de los problemas que se han suscitado en la protección de los jóvenes inmigrantes y de los que deben permanecer en los centros de reforma deben servir para dar este impulso, y dijo que ni La Ley del Menor ni el Plan Integral del Menor contemplaban soluciones idóneos para lograrlo.